CAPACIDAD DE CARGA de los suelos

capacidad de carga de los suelos

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos

LECCIÓN VIII

Capacidad de carga de los suelos – ALBAÑILERÍA

SUELOS

CAPACIDAD DE CARGA DE LOS SUELOS, introduccion:

Siendo que las obras de construcción asientan por sus bases en el suelo, es incuestionable que este último debe ser de una naturaleza tal que consienta el peso de las obras sin ceder, lo que equivale a decir que el suelo tiene que ser capaz de resis­tir las cargas trasmitidas por las construcciones sin hundirse.

La condición precedente se cum­plirá, cuando las cargas mencionadas sean de un valor igual o menor a los pesos que el terreno puede soportar sin ser penetrados o hendidos por los objetos o construcciones de las cuales provienen aquéllas. Dicha relación siempre debe ser referida a una unidad de superficie, puesto que las bases asentadas sobre el suelo abarcan una cierta extensión y los pesos que descargan se trasmiten a través del área correspondiente a la mencionada extensión; por su parte los suelos, debido a su composición y compactación, pueden soportar cargas diferentes de mayor intensi­dad, cuanto mayor sea la superficie en que incidan las cargas.

CAPACIDAD DE CARGA DE LOS SUELOS, ejemplos:

Para aclarar lo antedicho expon­dremos un ejemplo. Supongamos que la base (cimiento) de un muro tras­mitirá al suelo una carga total de 1.500 kg.; si la base midiera por su longitud 5 m. y por su ancho 0,45 m., la superficie total de asiento de la base será de 2,25 m2 y los 1.500 kg. Se distribuirán en el suelo a tra­vés de ese área de 2,25 m2; po­dríase aumentar o disminuir la superficie en la cual se distribuirá el peso de 1.500 kg., si conviniera a los efectos de la construcción en sí y de este modo, manteniendo la lon­gitud de 5 m. correspondiente al mu­ro, podríamos hacer la base de 0,30 m. de ancho para disminuir su área, o de 0,60 m. para aumentarla, resultando de 1,50 mZ. y 3 m2. de superficie respectivamente; por ;o tanto, y para el ejemplo propuesto, la base podrá tener 1,50 m2. 2,25 m2. y 3 m2.; la consecuencia di­recta de estas diferencias de la su­perficie de asiento de la base es de que la carga de 1.500 kg. gravitara sobre el suelo con mayor va­lor cuanto menor sea el área de asiento, puesto que la carga tiene que distribuirse en menor cantidad de unidades de superficie, e inversa, mente si la superficie total acrece lo cual se explica si se razona de la siguiente manera: en 1,50 m2 están contenidos 15.000 cm2, en 2,25 m2. 22.500 cm2. y en 3 m2„ 30.000 cm2. y si los 1.500 kg. deben distribuirse en estas tres distintas áreas, desde luego se subdividirán más donde haya mayor número de unidades de superficie, que corrientemente se aplican en construc­ciones en cm2.; de aquí resulta que los 1.500 kg. en la base de 15.000 cm2. se trasmiten al suelo con un valor unitario de 0,100 kg. por cada cm2., en la de 22.500 cm.2. con 0,066 kg. por cm2. y en la de 30.000 cm2. con 0,050 kg. por cm2., con lo que queda demostrado que las car­gas son trasmitidas al suelo con un valor unitario mayor o menor, se­gún el valor de la superficie de base que las trasmite.

Fig. 1.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

 

En cuanto a los suelos, hemos dicho que resisten más o menos, con­forme a su composición y a su com­pactación. La composición, como del término se deduce, se refiere a las substancias que forman su masa y en la proporción en que están contenidas cada una; la compactación a su vez expresa el grado de apelma­zamiento o "apretamiento" que tienen las substancias componentes; la composición determina que unos suelos resistan más carga por cm2. que otros según que ella otorgue carac­terísticas pétreas o terrosas, y dentro de estas características califiquen al suelo como graníico, calcá­reo, etc., o arcilloso, margoso, etc., cuyos valores resistentes damos más adelante; la compactación influye por la misma razón de que cuanto más apretado esté un suelo, menos vacíos tiene o más pequeños son ellos, de manera que hay menos lu­gares en los cuales pueden incluirse las partículas al ser presionadas por las cargas, resultando de aquí que los terrenos más compactos resisten más que los que no son tan apre­tados, dicho esto para terrenos de la misma composición.

CAPACIDAD DE CARGA DE LOS SUELOS, resistencia:

La capacidad de resistencia de los terrenos está dada en cm2 y la unidad de carga comúnmente utili­zada en construcciones, es la de kg., es decir entonces, que los suelos se clasifican para resistir en kg. por cm2. (kg|cm,2.).

Fig. 2.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

 

De lo expuesto hasta aquí debe concluirse en consecuencia, que las bases de asiento de las construcciones deben ser construidas de una su­perficie tal que asegure una dis­tribución de la carga por cm2 equivalente a la carga que el suelo re­siste por cm2., o menor. En el ejemplo propuesto anteriormente y dadas las tres áreas establecidas, ha­brá que adoptar aquella en que la trasmisión del peso por unidad de superficie convenga a la resistencia del suelo en la misma unidad, y para conocer esto último debe estudiarse y ensayarse el suelo previamente al proyecto de la construcción a levan­tar.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, ensayo de suelos:

El estudio y ensayo de los suelos es parte importante en la construc­ción de obras y conforme a la magnitud y características de éstas, asu­me importancia fundamental en algunos casos. Para nuestro Curso de Albañilería no implica tanta impor­tancia, pero sí la suficiente para no caer en el riesgo de defectos de construcción que pueden hacerse pre­sentes cuando se trate de habitaciones, construcciones en una planta alta, etc.

A continuación nos referiremos a formas prácticas  de  estudiar y ensayar los suelos condicionado a la Ín­dole de la extensión y profundidad necesarias al tema que nos ocupa.

Previamente debe conocerse el valor de la carga de las obras, lo cual se establece por el análisis de estas y la aplicación de pesos unitarios. El peso unitario de las estructuras más comunes es el que se detalla a con­tinuación:

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, peso unitario:

Fig. 3.- Capacidad de carga de los suelos

Mampostería de ladrillos comunes                         1.600 kg/m3

Mampostería   de   ladrillos   prensados                 1.800 kg/m3

Sillería de piedra granítica                                     2.400  kg/m3.

Sillería  de  piedra  calcárea                                  2.200  kg/m3

Hormigón armado                                                  2.400  kg/m3

Hormigón de piedra, sin armar                              2.000  kg/m3.

Hormigón  de cascotes, sin armar                         1.800  kg/m3

Mortero   de   cal                                                    1.700  kg/m3.

Mortero de cemento                                               1.800  kg/m3

Cielo raso de yeso  (con armazón)                             40  kg/m2.

Cielo raso de cal   (con  armazón)                              50  kg/m2

Bovedillas  de  ladrillos y tirantería metálica             220  kg/m2

Cubiertas de ho. galv. ondul. y tirantería madera       40  kg/m2

Cubiertas  de  tejas  planas y  tirantería madera      100  kg/m2.

Cubiertas de tejas acanaladas y tirantería madera  120  kg/m2.

Piso  de  mosaicos   (sin   contrapiso)                        30 kg/m2

Piso de baldosas  (sin contrapiso)                              25  kg/m2.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, calculo de peso:

Desarrollemos un ejemplo de cálculo de peso de una estructura y adoptemos para ello un muro de mampostería de ladrillos comunes de 0,30 m. de espesor, 4 m. de altu­ra y 4,50 m. de longitud conocimiento de 0,70 m. de profundidad y 0,45 m. de ancho, revocado de ambos lados y soportando una cu­bierta de hierro galvanizado ácana, lado con tirantería de madera, provista de cielo raso de mortero de cal:

Fig. 4.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

 

Valiéndonos de la figura 46, esta­blecemos que la cubierta al apoyar en dos muros, descarga su peso por mitades en cada uno de ellos y por lo tanto, en el muro que nos interesa gravitará con la mitad de su carga total.

Además, siendo que el muro a analizar mide 4,50 m. de longitud, para el estudio a realizar no se ne­cesita considerar la longitud total, sino que el resultarlo puede obtenerse con mayor facilidad refiriéndolo a un metro de longitud. En consecuencia, para establecer la carga que trasmitirá al terreno, determinare­mos el peso de un metro de ancho de cubierta y un metro de longitud del muro y del cimiento respectivo, figura 46.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Peso de la cubierta:

2,—   X   1.—   =  2,—   m2

2 m2. x  40 kg  = 80,— kg.

 

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Peso del cielo raso:

2,—   X   1—  =  2,—  m2

2m2. x 50 kg = 100 kg.

 

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Peso del muro:

4,—  X   0,30  x  1.— = 1,20 m3.

1,20m3 X 1.600 = 1.920 Kg.

 

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Peso del cimiento:

0,70   x   0,45  x  1.— = 0,315 m3

0,315   m3.   X   1.600   =   504   kg.

 

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Peso total:

Peso cubierta                  =          80  kg.

Peso cielo roso       =        100  kg.

Peso  muro            =     1.920  kg.

Peso cimiento                   =        504 kg.

                                           2.604 kg.

Fig. 5.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, carga unitaria:

Carga unitaria: el peso de 2.604 kg. se trasmite al suelo por medio de la base de apoyo, que en este caso está constituida por el cimiento, et que asienta en el terreno con un ancho de 0,45 m. y en la longitud de 1 m. establecida;  el resultado será.

Capacidad de carga de los suelos, resultado:

0,45 X 1-— = 0,45 m.2. = 4.500 cm2.

y la carga unitaria se calculará di­vidiendo la carga total por la superficie de asiento del cimiento:

Capacidad de carga de los suelos, carga unitaria:

2.604   kg.   H-   4.500   cm2.   =   0,578 kg/cm2.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, el terreno:

Con el dato de la carga  unitaria trasmitida por la construcción, co­rresponde establecer si el terreno puede resistirla; si esto ocurre, puede aplicarse de inmediato a la obra, pero si el cálculo demostrara que el valor de la carga unitaria es mayor que la resistencia del terreno, débese aumentar la superficie de asien­to hasta que la carga unitaria disminuya en tal forma, que sea igual o menor que la resistencia del te­rreno.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, composicion de suelos:

Ya hemos dicho que la resistencia de los suelos depende de su compo­sición y de su compacidad y los valores de dicha resistencia se conocen, para distintos tipos de terrenos, al­gunos de los cuales (los más comu­nes) insertamos a continuación:

Fig. 6.- Capacidad de carga de los suelos

Tierra vegetal naturalmente húmeda                         1,— kg/em2

Tierra vegetal muy húmeda                                      0,5    kg/cm2.

Tierra vegetal nat. húmeda mezclada con arena        1,5    kg/cm2

Tierra  vegetal   mezclada  con  arcilla seca              4,— kg/cm2.

Terreno   de   relleno   (tierra   vegetal, arena   y

cascotes) apisonado                                                2,— kg/em2.

Barro y fango                                                           ——————

Arcilla seca                                                              6,— kg/cm2.

Arcilla muy húmeda                                                  ——————-

Tierra  greda   poco   compacta                                1,5    kg/cm2.

Tierra  greda compacta                                            2,5    kg/cm2.

Arena   fina  sin   compactar                                     2,— kg/cm2.

Arena fina compactada                                            5,— Kg/cm2.

Arena mediana compactada                                     7,— kg/cm2.

Tosca compacta                                                      5,5    kg/cm2.

Tosca dura                                                              9,— kg/cm2.

 

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, reconocimiento:

Para reconocer los suelos, esto es, para saber de qué clase se trata, es necesario haber visto suelos y tenido quien asesore acerca de su clase. De otra manera, es cuestión de es­tudiar los tipos viendo muestras de cada uno. Nuestros lectores deben conocer algunos o todos los tipos de terrenos que consignamos en la ta­bla precedente, pero si tuvieran du­das, no queda otro  recurso  que sacar del suelo un poco del mismo, co­mo muestra y consultar a alguien que sea entendido en el tema.

Fig. 7.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, capacidad:

Un ligero examen de los suelos insertos en la tabla dará idea de su capacidad para resistir a las construcciones.

  1. La tierra vegetal naturalmente húmeda y la misma mezclada con arena, son aptas para soportar el pe­so de construcciones comunes, como habitaciones en planta baja solamente, verjas, tabiques, columnas de ga­lerías de hierro galvanizado acanala, do y tirantería de madera.
  2. La tierra vegetal muy hume, da, sólo podría servir para tapiales y verjas livianas, cordones de gale­rías, muros de poco espesor para gallineros y en general toda obra muy liviana.
  3. La tierra vegetal mezclada con arcilla seca tiene las mismas apli­caciones de la tierra vegetal muy húmeda.
  4. El terreno de relleno es comprometido; la resistencia consignada de  2 kg/cm2 se refiere a apiso­namientos muy bien efectuados con suficiente humedecimiento y fuer­te compactación por medio de pi­són; siempre presentan la probabilidad de conservar partes no muy compactadas, imposibles de compro­bar, que podrían ocasionar asentamientos con sus naturales conse­cuencias de grietas y otras deficiencias. Es preferible sólo utilizarlo para los casos expuestos  en  2).
  5. El barro y el fango deben des­cartarse en cualquier caso.
  6. La arcilla muy húmeda o impregnada de agua deben descartarse en todos los casos. La arcilla seca sólo sería utilizable si se tuviera la completa seguridad de que no ten­drá contacto con agua, pero como esto es difícil de asegurar y también de impedir, no es prudente usarla como terreno de fundación. La arci­lla tiene la propiedad de absorber con facilidad el agua y al ocurrir eso, se torna plástica y poco o nada resistente.
  7. 7)   La tierra greda poco compacta y muy compacta y la tosca, son generalmente aptas para obras co­rrientes. Las dos primeras requerirán solamente no tener contacto con agua en cantidad apreciable, pues en ese caso al ablandarse, disminuiría su resistencia, lo cual es fácil evitar haciendo   las   excavaciones   para   la fundación a una profundidad mayor 4e 0,60 m.
  8. Los suelos de arena son aptos siempre que la arena no tenga pro­babilidades de escurrirse, para lo cual debe hallarse "encajonada", es decir, contenida por el terreno circundante.

 

Fig. 8.- Capacidad de carga de los suelos

capacidad de carga de los suelos

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, construcciones pequeñas:

Prácticamente y en especial para construcciones no  considerables, como las tratadas en este Curso, existen métodos de determinación de la resistencia de los suelos, cuya aplica­ción bien efectuada da excelentes resultados. Nos referiremos a esos mé­todos, dejando expresa constancia que son aplicables solamente a obras comunes cuyo peso corresponde al de estructuras u obras simples, como habitaciones y dependencias en planta baja, depósitos chicos, columnas o pilares para vigas pequeñas, etc., no obstante que su práctica frecuen­te puede llegar a permitir comprobaciones en casos más complicados, cuando la observación sucesiva por parte de quienes trabajan constante­mente en construcciones, los ha he­cho  expertos  conocedores.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, procedimiento de la pala:

Procedimiento de la pala: hecha la excavación y habiendo alcanzado ya la profundidad en que se pretenda fundar la obra, se toma la pala de punta y levantándola d« manera que la empuñadura quede a la al­tura de la cabeza del que opera, se la impulsa violentamente hacia abajo teniéndola siempre tomada de la empuñadura; la pala se clavará en el suelo y si su penetración no es ma­yor de 2 a 3 cm., puede admitirse que el suelo es bastante resistente para resistir el peso de obras como las mencionadas en el párrafo anterior. Figura 47.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, procedimiento de la posa:

Procedimiento de la posa: en las mismas condiciones riel caso anterior, se toma un adoquín de formas más o menos regulares y se lo deja caer desde una altura de 1 m. arriba del suelo a ensayar. Si el suelo es suficientemente resistente, el ado­quín rebotará dejando una huella de penetración no mayor de 0,5 cm.; si el terreno presentara un hundimiento mayor debe creerse que el suelo no permite más que obras pequeñas como tapiales, tabiques, etc., pero no muros de carga o de espesores de 30 cm., o más; si el adoquín no rebota y queda incrustado aunque !a pene­tración no fuera más que de 2 a 3 cms., demostraría que el suelo es demasiado compresible y no admitirá sino cargas muy reducidas. Figura 48.

El mismo procedimiento puedo aplicarse usando una esfera de fun­dición, en cuyo caso la penetración máxima no deberá sobrepasar de 2 cms.   Utilizando  una  esfera  de  madera aura (bocha) la penetración no debe exceder de 1 cm. El diámetro de la esfera de fundición debe ser de  10  cms.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, procedimiento de la mesa:

Procedimiento de la mesa: este procedimiento es ya científico y lo consignamos con el propósito d« su­ministrar un método que no sea em­pírico, destinado a quienes puedan y quieran aplicar un sistema más exacto y matemático, en la seguridad de que habrá muchos lectores a quie­nes les interesa. Lo damos a título de elemento complementario y serio para ensayo de suelos.

Capacidad de carga de los suelos, tipo de mesa:

Se usa una mesa más o menos robusta de tres o cuatro patas; se mide la superficie de apoyo (en la parte inferior) de las patas y se la instala sobre el terreno a ensayar; se coloca una línea afirmada a los costados de la excavación y coincidiendo con un borde de la tabla superior; se carga la parte superior de la meta con pesos conocidos que se colocan sucesivamente a la vez que se observa la línea y cuando ésta acusa que la mesa ha bajado (se ha hundido) se suspende la colocación de pesos; dividiendo el peso total colocado sobre la mesa por la super­ficie de todas las patas de la mesa, se tendrá el valor de la carga con que el terreno ha cedido.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, Ejemplo: la mesa usada tiene 4 patas, cada una de las cuales mide 2,5 cms. de lado; la superficie de las cuatro patas será:

Capacidad de carga de los suelos, superficies:

1 pata    =   2,5 x 2,5   =  6,25 cm

4 patas  =   6,25  X  4  =  25  cm2.

El peso que se colocó encima hasta que la mesa bajó por efecto del hundimiento del terreno, fue de 100 kg.; la carga a la cual cedió el terreno fue de:

Capacidad de carga de los suelos, peso:

100 kg. ¸ 25 cm2 = 4 kg/cm3 en consecuencia las bases de la obra deberán tener una superficie tal que el terreno- resista una carga menor de 4 kg. por cm2.

Los pesos a colocar sobre la me­sa pueden ser de cualquier clase como ladrillos, piedras, etc., con la so­la precaución de pesarlos antes da colocarlos o al retirarlos y establecer lo más exactamente posible el valor total.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos, consideraciones finales:

El hundimiento de la mesa se de­be exclusivamente a que el terreno ha cedido bajo la presión de la masa y los pesos y esto se nota porque la línea aparece más arriba del borde donde se la hizo coincidir. Bastara que la línea acuse un hundi­miento pequeño, por ejemplo 0,5 mm para suspender el ensayo, pues ese pequeño hundimiento es suficiente prueba de que el suelo no resis­te más carga.

En el ejemplo expuesto se ha omitido el peso de la mesa, pero es in­cuestionable que debe sumárselo al da la carga depositada encima.

Deja tus comentarios sobre: CAPACIDAD DE CARGA de los suelos.

CAPACIDAD DE CARGA de los suelos

Descarga aqui: capacidad de carga de los suelos

¿Te gustó el artículo? ¡Ahora puedes comprar 270 proyectos en formato PDF!