Pruebas sencillas de MAGIA BLANCA (1)

Pruebas sencillas de MAGIA BLANCA (1)
Articulo primero
Por Aldo Musarra 

El favor cada día más creciente que nos dispensan los lectores de esta revista por todo lo relacionado con la prestidigitación y el ilusionismo, y también pa­ra responder a un deseo manifestado por una relevan­te cantidad de aficionados a la magia, nos ha inducido a publicar una sección permanente sobre esos tópicos, dedicada exclusivamente parca los principiantes deseosos de conocer los primeros elementos del arte mágico. 

La tiranía del espacio nos obliga a reducir conside­rablemente las explicaciones que serán muy sintéticas, pero completadas con dibujos muy claros. 

Presentaremos a continuación tres sencillas prue­bas basadas sobre ilusión óptica. 

La varita elástica (1ro.)

Presentación: se muestra una sencilla varita mágica de las dimensiones corrientes y golpeándola sobre una superficie cualquiera, se demostrará que es completa­mente de madera. Sin embargo al sacudirla entre los dedos la varita se doblará encorvándose como si de improviso se hubiese vuelto de goma. 

Explicación: todo el truco reside en la manera como se toma la varita entre lo dedos y como se le impri­me el movimiento. La varita se toma entre 1 pulgar y el índice de la mano derecha, sosteniéndolos muy floja e imprimiendo al mismo tiempo a la muñeca un movi­miento oscilante de arriba hada abajo y viceversa, cui­dando al mismo tiempo que la varita no se escape de entre los dedos. Las figuras 1 y 2 indican cómo se eje­cuta el juego. 

pruebas sencillas de magia blanca

 

 
La varita que se alarga (2do.) 

Presentación: se muestran dos piezas de madera o cartón, las que se enciman para demostrar que son exac­tamente iguales; se toma una de ellas y se maniobra con la misma como si se la quisiese estirar. Efectivamente al compararla luego con la otra, se ve que la primera es considerablemente más larga que la segunda. 

Explicación: las dos piezas son exactamente igua­les a la indicada en la Fig. 3; se diferencian únicamen­te por el color, pudiendo ser una verde y la otra roja. El truco reside en la manera de presentar las 2 piezas. Toda la diferencia de largo es aparente por cuanto de­pende de la manera de presentarlas para que el espec­tador crea que la pieza b ha aumentado de largo. En la figura 4 las piezas se ven iguales; en la Fig. 5 su largo es diferente. 

 Las piezas variables (3ro.)

Es ésta una prueba similar a la anterior con la dife­rencia que esta vez las dos piezas no son iguales sino de largo diverso como demuestra la Fig. 6. las piezas se preparan cortándolas en cartón o madera siguiendo las rayas x-x' – y-y' – z-z' producidas por un com­pás como se indica en la Fig. 7. la pieza a es más lar­ga que la pieza b, pero si se la presenta como se indica en la Fig. 8, aparentará ser igual a la otra. Para realizar el juego se simulará esta vez apretar entre las manos una de las piezas y se aprovechará esta oportunidad para darla vuelta, de manera que al tornar uno de sus extremos y comparándola con la otra pieza, resultarán aparentemente del mismo largo, también esta vez las piezas semicirculares deberán ser pintadas en colores distintos.

 

pruebas sencillas de magia blanca

 

 

Descarga magia blanca  las instruccines, en archivo PDF

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *