Como hacer un GASOGENO o GENERADOR DE GAS

Por Miguel Ángel Segovia

La escasez de combustibles líquidos tan necesarios en las industrias y para la tracción automotriz, ha traído, como consecuencia lógica, un enorme interés por el conocimiento y difusión de los generadores de gas; interés que se manifiesta además por los insistentes pedidos que recibimos de nuestros lectores para que la Revista HOBBT trate este tema en su momento de actualidad más culminante.

Antes de entrar en materia, debemos aclarar que los gasógenos o generadores de gas, son aparatos donde se destila el combustible, y aunque su estructura no encierra mayores complicaciones, exige en cambio lo mismo que en la construcción de alambiques, el empleo y conocimiento de la técnica en el trabajo de los metales y bu soldadura con aleaciones resistentes a las temperaturas de la destilación, por lo que conviene si es posible, usar siempre soldadura autógena para mayor seguridad.

Si nuestros amables lectores poseen suficientes conocimientos para poder emprender estos trabajos, o cuentan con la colaboración de expertos y con los materiales necesarios, podrán entonces fabricarse un generador de gas en el cual puede» destilar madera, leña o carbón de leña, como también carbón mineral, etc. y estudiar de paso el rendimiento a los efectos del cotejo y elección del combustible que más les convenga.

Nuestro consejo después de la descripción técnica que presentamos a continuación, es que el ensayo de éste, no se efectúe en un principio aplicado a motores de automóvil, sino que se pruebe su funcionamiento acoplándolo a una cocina o quemador de gas, como podría ser un mechero de Bunsen. Esto facilitará el poder hacer tranquilamente los cálculos de volumen de producción, tomando el tiempo que dure la generación de gas para cada carga de combustible.

Hacemos notar que cualquier destilación que se inicie en gasógenos, partiendo de la leña, maderas o carbón de piedra, arrastra con el gas producido, una serie de productos volátiles de fácil condensación en los codos y partes frías de la cañería, en forma de creosotas o alquitranes, aceites, ácidos y resinas, que es necesario separar a fin de evitar inconvenientes en el mecanismo de los motores a explosión. Esta es una de las razones por las cuales la mayoría de los gasógenos para automotores que se hallan en venta en el comercio, trabajan únicamente con cargas de carbón de leña, pues este carbón en el proceso de la carbonización de la leña que le dio origen, ha perdido por la acción del calórico, todos los alquitranes, aceites y resinas y en primer término los gases volátiles más inflamables, quedándole sólo por destilar los últimos residuos volátiles a mayor temperatura y gran parte del óxido de carbono que todavía falta oxidarse para convertirse en anhídrido carbónico. Por esta causa se consigue presentar en el comercio, gasógenos más simples pero como es natural, esta simplicidad se consigue con el sacrificio de enormes cantidades de gases combustibles perdidos en la atmósfera por la leña en su proceso de carbonización; lo que trae un rendimiento pobre en comparación con lo que puede obtenerse partiendo de la leña o del carbón de piedra directamente empleado en los gasógenos, a más de poder aprovechar si así se desea, los subproductos de la destilación que se condensan en separadores especiales y que son a su vez de gran valor comercial .

Después de estas explicaciones que hacemos a manera de introducción y presentación de este trabajo, pasamos a describir la estructura y funcionamiento de un gasógeno por nosotros proyectado y que, a más de su eficiencia como generador de gas, se encuadra dentro de un conjunto armónico y de simpática apariencia.

La figura que se acompaña representa en conjunto todo el sistema de destilación que constituye el gasógeno y que se compone en primer término, de una caldera de destilación A construida en chapa de cobre, hierro o fundición con su tapa de quita y pon, abulonada, la cual a su vez, tiene una boca de cierre hermético por la cual se introducen las cargas de leña a la caldera. Debajo de la caldera se encuentra un hornillo H, con su puerta respectiva provista de perforaciones que se obturan o abren a voluntad y que sirven para graduar la entrada de aire al quemador. Debajo de esta puerta se encuentra otra que corresponde al cenicero y que se puede cerrar o abrir a voluntad. La parte superior del hornillo tiene sus perforaciones adecuadas para el escape de los gases de la combustión y tiraje al mismo tiempo. Los gases calientes del hornillo rodean la caldera de destilación en el espacio que deja la envolvente formada por el guarda calor que a su vez tiene unas ranuras caladas en su parte superior que facilitan el tiro de la combustión.

La tapa de la caldera va provista de un tubo de desprendimiento C, también llamado cuello de cisne, que sirve para la conducción de los gases al condensador D y va unido al mismo por una brida de empaque a asegurada con bulones de unión y empaquetadura de arandela de “klinguerite”. El condensador D tiene la misión de separar de los gases calientes los primeros elementos condensables, y sus aleta-s internas alteradas, dispuestas como indica la figura, tienen por objeto obligar a los gases a efectuar un mayor recorrido y al chocar contra las mismas hacer de colectores para las materias condensadas. Una empaquetadura b igual a la a empalma con un caño F que va sumergido en el tanquecito con agua E, también llamado barrilete. En el agua contenida en el barrilete burbujea el gas de la destilación y se lava dejando en el agua los productos solubles, para salir limpio por el caño de desprendimiento G hacia la fuente de utilización, sea ésta, quemador de gas o motor de explosión.

La fuente de combustión para calentar la caldera del gasógeno es suministrada automáticamente por el depósito B, que se carga con carbón de leña de tamaño adecuado, y una vez repleto, cae por gravedad por el codo de su parte inferior por la boca f a medida que se va consumiendo en el hogar. La tapa T del depósito, es de cierre hermético, tiene por un lado una bisagra y por el otro el cierre se asegura por medio de un tornillo mariposa de rebatimiento lateral. Este cierre impide que se establezca una corriente de aire que podría encender el carbón dentro del depósito.

Para iniciar el funcionamiento del gasógeno, se pone agua en el barrilete E cerrando previamente el grifo de purga e y echando agua por la boca con tapa d de manera que el líquido tome el nivel aproximado que indica la figura; a continuación se carga la caldera de destilación por la boca 3, con leña cortada en trozos chicos. Debe preferirse la leña que al quemar en el aire libre dé liorna larga, tal como la leña de sauce, álamo, etc., pues toda leña que quema con llama larga es rica en gases. También puede mezclarse en la carga de leña, trozos de tortas de semillas oleaginosas, tales como las procedentes de la fabricación del aceite de mirasol o de maní, que tienen mucho elemento combustible y de fácil gasificación. No existe ningún inconveniente en llenar la caldera hasta el nivel de la tapa. A continuación se carga completamente con carbón el depósito B; debiendo elegir para ello un carbón de tamaño apropiado para su fácil desplazamiento dentro del receptáculo. Se cierra luego la tapa a bisagra T, ajustándola con su tornillo mariposa rebatible.

Estando ya todo esto para iniciar el funcionamiento, se enciende el fuego en el hogar H, y por medio de un gancho de alambre grueso se prueba si el carbón cargado en B se puede desplazar fácilmente por la boca de salida al hogar f.

Como hacer un GASOGENO o GENERADOR DE GAS 1

Como hacer un GASOGENO o GENERADOR DE GAS 1

Una vez encendido el fuego, comienza a actuar el calor y al llegar a la temperatura de 250° se inicia la reacción exotérmica de la leña o la madera, comenzando por la evaporación del agua que forma, la humedad de la leña, para seguir luego la destilación de los gases combustibles y demás productos volátiles que corresponden a la destilación seca entre los que se encuentran el ácido piroleñoso, el alcohol metílico, la acetona, los alquitranes, resinas, etc.

Como ya dijimos anteriormente, todos los productos solubles quedan disueltos en el agua del barrilete, de donde se extraen por el grifo de purga e cada tanto tiempo, y se coloca nueva carga de agua en su lugar. El gas que durante la destilación burbujea y se lava en el agua del barrilete, pasa del caño G hacia su lugar de consumo o almacenamiento. De cuando en cuando (como podrían ser cada 4 6 5 cargas de la caldera), se puede desconectar el condensador D para su limpieza. La caldera de destilación A también debe ser limpiada periódicamente a fin de eliminar las incrustaciones carbonosas que en ella se depositan, para facilitar lo cual conviene que su fondo sea ligeramente “bombé”.

Estudio del rendimiento. —

Si como recomendamos, se destila leña de llama larga, que es la que contiene mayor cantidad de gases combustibles, se puede obtener un rendimiento aproximado de 14 a 15 metros cúbicos de gas a la presión normal, por cada 100 kg. de leña.

En pruebas últimamente efectuadas se ha llegado a establecer que en los gasógenos a carbón de leña, el rendimiento en automóviles de una fuerza aproximada de 50 HP. corriendo en caminos, ha sido de unos 150 Km. por cada 50 Kg. de carbón consumido, lo que da un promedio de 3 Km. por cada kilo de carbón consumido. Ahora bien; si consideramos que la leña rinde un volumen de gas combustible 4 a 5 veces mayor que el carbón de lefia, se conseguirá un recorrido aproximado de 600 Km. con un consumo de igual peso de leña, a lo cual sólo habría que aumentar el reducido peso del carbón para las cargas del depósito B.

De acuerdo con lo que dejamos explicado al principio, estos rendimientos pueden variar en más, con el agregado entre la lefia de trozos de tortas provenientes de la extracción del aceite de las oleaginosas, como así también del empleo de tortas de chicharrones que se forman en las prensas hidráulicas de las fábricas de sebo, pues todas estas materias producen al calentarse, un gran desprendimiento de gases inflamables sumamente ricos en carbono. Todo consiste en experimentar, pues hasta se puede llegar a combinar algunas substancias combustibles y hacer a gran presión comprimidor de formas especiales y de fácil manipulación y gran rendimiento, que facilitan la maniobra de carga de los gasógenos y un cálculo más exacto de su rendimiento.

Como hacer un GASOGENO o GENERADOR DE GAS

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *