Como hacer – LA PESCA CON CAÑA (1 de 2)

Por Juan Martín.

Las cañas usadas comúnmente en la temporada de invierno para la pesca del pejerrey, varían sus largos dependiendo de los lugares en que sean empleadas, ya, en muelles, costas o botes.

La calidad primordial de una caña, será su peso, el menor que pueda tener, pero presentando la mayor resistencia a la rotura. Generalmente una sesión de pesca, dura algunas horas a la mañana y otras tantas a la tarde o toda una noche entera, si la afición es grande y el pique se muestra generoso. Mientras haya algo que sacar, el pescador estará presente en cuerpo y alma.

Por lo tanto, si la tarea es ardua, la pesca deja de ser un placer y hace recordar repetidamente el calor-cito familiar del “dulce hogar’’ formulando una muda, pero elocuente invitación al retiro, sobre todo en esos momentos en que los piques se van espaciando, amenazando terminar, muchas veces, de golpe.

En estos trances conviene dejar la haraganería a un lado y cambiar las líneas, las de flote por las de semi-lote, tanteando en diversas profundidades o vice-versa, cuando el río amenaza cambiar, pues es muy interesante el resultado de la parada del agua o cambio de viento.

Cuando se pesca en muelles o botes, es conveniente el uso de soportes, ya descriptos. Pero el pescador de caña, que lo hace desde la costa, aquel cuyo corazón está conectado en la línea por el fino hilo, éste permanece de pie, empujándola, como lanza de nuestros antiguos gauchos, pronto a clavar cuando su experiencia de larga práctica le indique la presencia de una pieza.

Una caña perfectamente equilibrada, será aquella que tomándola un poco adelante de su empuñadura nos permita mantenerla sin mayor esfuerzo. Para esto, deberá ir disminuyendo gradualmente hasta su punta y no como en aquéllas, cuyo puntero presenta un diámetro casi igual al del tramo siguiente. También será incómoda, aquella de mango grueso, difícil de abarcar íntegramente con la mano.

La caña, en loe momentos de pesca se colocara bajo el brazo, dejando que una parte sobresalga para que sirva de contrapeso. Si el mango es muy liviano, se colocará en su parte posterior un pequeño peso, que puede ser: municiones, pedazos de plomo o éste derretido, masilla, etc., para que, con el peso del recl, nos ayuden a levantar el puntero para que éste quede en la línea de la visual con la boya o si son varias con la más próxima al pescador. Una caña demasiado alta o por demás baja, no hará atrasar el momento oportuno para cañar y clavar la pieza.

Esta forma indicada para sostener la caña, se usa para la pesca de pejerrey, boga, bagre, etc., no así para trucha y salmón, cuya técnica difiere.

Los enchufes 6erán lo más justos posibles, pues es incómodo pescar con una caña que amenaza salirse.

Fig.- Como hacer – LA PESCA CON CAÑA (1 de 2)

la pesca con caña 1

la pesca con caña 1

Conviene engrasarlos de vez en cuando y si a pesar de esto, al desarmarla da trabajo y cuesta sacar un enchufe de otro, puede emplearse el sistema siguiente: se toma la caña con ambas manos, lo más cerca de los enchufes y colocándola entre las rodillas se hará presión con éstas hacia afuera. Puede también calentarse el enchufe exterior con un fósforo, teniendo en cuenta su dilatación. Esto no lo recomiendo, sino en casos extremos, pues el fuego perjudica el acabado y ensucia. Un enchufe que ajusta demasiado, puede ser corregido con papel fino de esmeril en su parte interior para no rayar la exterior, en la que penetra. En la generalidad de los casos, esto no sucede, ya que las fábricas de implementos cuidan ese detalle.

Una caña deberá tener sus pasa hilos completos y sanos. Un pasa hilos roto dañará el hilo y acortará su vida, los mejores para cañas comunes serán lo de porcelana o acero inoxidable, siendo buenos también, los de alambre grueso de cobre.

Como hacer – LA PESCA CON CAÑA (1 de 2)

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *