Como hacer un PISO DE CONCRETO

Como hacer un PISO DE CONCRETO

Cuando se construye un galpón o cobertizo, un garaje o un taller, es muy importante que tos cimientos' sobre los que se levanta la estructura sean lo suficientemente firmes, como para evitar que, con el tiempo, cedan o se agrieten. Un piso de concreto, cuando está bien hecho, será una base muy buena, y en estos tiempos de carestía de la madera resultará más económico que uno de madera. Generalmente las estructuras de este tipo se levantan en jardines, cuya tierra está floja, condiciones en las que es necesario hacer un buen trabajo para evitar los inconvenientes que hemos mencionado.

Sí el piso es blando será necesario cavarlo hasta una profundidad de 25 cm, para lo cual hay que comenzar por marcar los cuatro ángulos del espacio a trabajar. Esto se hace enterrando cuatro estacas de madera; luego se elige un listón bien derecho, que sirve como una regla, y usándolo en combinación con un nivel, se verifica que la altura de las cuatro estacas sea la misma, trabajando en la forma indicada en la fig. 1. Todas las estacas se entierran hasta la misma altura, y luego se cava la tierra de modo que las partes al aire de dichas estacas sean todas de igual longitud. Las estacas deben levantarse unos cuantos centímetros sobre la superficie del suelo terminado.

El hueco que se ha dejado al cavar se rellena con cenizas o granza, hasta una profundidad de 15 cm, de modo que quedarán otros 10 cm para el concreto. Las cuatro estacas que marcan los ángulos se unen con un hilo; paralelamente a esta hilo se colocan varias estacas más sobre cada lado, a 25 mm del límite marcado.

Estas estacas se entierran de modo que sus puntas queden a ras con el nivel deseado para la superficie del piso, y se comprueba la altura de cada una de ellas con las demás por medio del listón usado como regla, de que hemos hablado, y del nivel a alcohol. Sobre la parte interior de las estacas se clavan tablas de 101 mm por 25 mm de sección, formando un marco o molde dentro del cual se vierte el cemento.

Si el piso está destinado a un garaje, hay que preparar Un miembro transversal que quedará a nivel con la superficie general, lo que se hace clavando un listón de madera sobre la cara interior del listón del frente, como se ve en la fig. 2.

En caso de que trabaje solamente una persona, la cantidad de concreto mezclada por ves no debe exceder a dos o tres cargas de carretilla, pues de lo contrario el trabajo resultará muy pecoso. La mezcla se prepara sobra una tabla, que no podrá tener menos de 1 m de lado por 25 mm de espesor, que se clava a unos listones. Se prepara una buena mezcla con una parte de cemento, dos de arena y cuatro de un conglomerado formado por granzas y pedregullo. La arena debe ser limpia, seca y libre de impurezas, tales como tierra o barro. La cantidad de material necesaria para cualquier caso determinado puede calcularse sobre la base de que una, tonelada del conglomerado seco equivale, aproximadamente, a un cubo, de 90 cm de lado.

Se mezclan todos los ingredientes, primero en seco, y se revuelven hasta que el cemento esté bien distribuido y el conjunto tenga un color gris uniforme. Se forma una pila, se le hace una depresión en el centro y, con una regadera se le va agregando agua en pequeñas cantidades, revolviendo y volviendo a poner más agua, hasta que la mezcla esté semifluida. Ver fig. 3.

Se transporta la mezcla al lugar delimitado para el piso, sobre el que se la deposita en un montón algo más alto que los tablones que marcan la forma, y se la comienza a trabajar, haciéndola entrar bien en los ángulos con una pala o azada. Cuando se haya rellenado un espacio de 80 cm o de 90 cm de ancho, se la alisa con el canto de un tablón, como se ve en la fig. 4. Si el concreto se golpea uniformemente con el canto de la tabla, las partes finas de la mezcla quedarán en la superficie, dando un terminado liso y parejo, que tendrá que quedar a nivel con la parte superior del marco o molde. Más adelante, cuando el exceso de agua haya sido eliminado, esta superficie será nuevamente alisada con una llana metálica. Ver fig. 5. Se sigue mezclando concreto y poniéndolo en la forma hasta haberla rellenado totalmente; se la termina del modo indicado, y se la protege contra las lluvias y heladas así como contra los animales domésticos, cubriéndola con bolsas sostenidas, como un entoldado por medio de varillas o cañas. Si no hay heladas, ni el sol es muy fuerte, esta protección puede retirarse en el término de 24 horas. En caso contrario es Conveniente dejarla, por lo menos, dos días, después de lo cual pueden retirarse los tablones de la forma o molde, como se ve en la fig. 6, pero no se caminará por la superficie del concreto hasta no haber transcurrido varios días, al cabo de los cuales estará perfectamente sólido y en condiciones de resistir el uso constante sin agrietarse.

¿Te gustó el artículo? ¡Ahora puedes comprar 270 proyectos en formato PDF!