Como hacer – CONSTRUCCION de un TORNO de ALFARERO (1 de 2)

DETALLES CONSTRUCTIVOS DE LA CLASICA RUEDA PARA MODELAR ARCILLA y HACER CERAMICA
Por sorprendente que parezca, la tradicional rueda o torno de alfarero es una de las primeras realizaciones mecánicas de la humanidad. Y hasta el tiempo presente, después del transcurso de millares de años, sigue en uso en todos los países del mundo, manteniendo intactos sus principios básicos. Comprende un disco de madera, metal, piedra u otro material, montado en el extremo superior de un eje vertical, mediante el cual se le imprime un movimiento rotatorio de velocidad variable.
Muchas — pero no todas — de las ruedas de los alfareros de oficio son actualmente accionadas a motor; y se las puede dirigir con un pie, una rodilla u otro tipo de control directo, del mismo modo que se opera una máquina de coser de tipo familiar, o un torno no eléctrico para dentista. Pero la rueda tradicional se acciona con el pie, empujando directamente el volante con él, o bien imprimiendo un movimiento hacia atrás y adelante a una barra horizontalmente colocada, cuya única diferencia con un pedal es que el movimiento no es vertical sino horizontal; esta barra transmite el movimiento al volante.

Fig.- Como hacer – CONSTRUCCION de un TORNO de ALFARERO (1 de 2)

construccion de un torno de alfarero 1

construccion de un torno de alfarero 1

Para todo trabajo de aficionado, y aun para los de semi-profesionales, por no mencionar a maestros e instructores, lo mejor es la rueda clásica que se acciona con el pie. Hay muchas formas de hacer girar una rueda colocada en el extremo superior de un eje vertical. Muchas han sido ensayadas, intentando un alejamiento de lo tradicional, pero los prácticos vuelven invariablemente a ello por lo estricto del contralor que admite y por la sencillez y seguridad con que opera.
El aparato es, en principio, verdaderamente simple, y su construcción está al alcance de cualquier persona con ciertas aptitudes mecánicas.
En primer término es necesario construir una sólida armazón de mesa. Puede ser ésta de tres patas o de cuatro, siendo preferible la primera por las razones que veremos más adelante; lo esencial es que sea fuerte, pesada y bien reforzada en la parte inferior, para que resista las vibraciones ocasionadas por el pesado volante y por el movimiento de la barra horizontal o del pedal. Una mesa liviana y tambaleante jamás permitirá producir un buen modelado.
La ilustración de la fig. 1 indica el aspecto general de la rueda. La mesa se construirá con la mejor madera que se pueda procurar, con patas de 10 x 10 cm. de sección, si es posible. La parte superior, bajo la tapa de la mesa, se refuerza con una sólida traviesa que soporta el extremo superior del eje vertical; en la parte inferior se coloca otra traviesa, correspondiente con la anterior, para aguantar la punta inferior de dicho eje.
El eje está constituido por una varilla de hierro de 19 mm. de diámetro, debidamente doblado cerca de su parte inferior para formar un ala de cigüeñal, como se ve en la fig. 2. Esta parte es cuestión de un herrero, porque, para que la carrera de la rueda sea uniforme, todos los ángulos deben ser muy exactos. La parte inferior del eje calza en un agujero practicado en la traviesa inferior de la mesa, o bien en una brida metálica, como la de la fig. 3, firmemente atornillada a ella. Además de éste, el único soporte que sostiene al eje está en la parte superior, y consiste en un orificio taladrado a través de la traviesa superior.
En caso de que no se disponga de medios para formar el cigüeñal en la barra-eje, puede aplicarse un método en alternativa; método que consiste en utilizar un caño de hierro de 13 mm. de diámetro, combinando cuatro codos para formar el cigüeñal, como se ve en la fig. 3, y terminando el eje con otro pedacito de caño. En este caso hay que cortar y roscar las piezas constituyentes. Para asegurarse solidez y duración, las roscas de las uniones tendrán que ser muy justas y habrá que hacerles empaquetaduras de pasta de albayalde o de minio.
La rueda que se monta en la parte superior del eje, dejando un claro de 2 a 5 cm. sobre la tapa de la mesa, puede ser de madera de 25 mm. de espesor y un mínimo de 15 cm. de diámetro. Para trabajos comunes serado suficientemente amplio una de 25 cm. de diámetro, que es la medida de un disco común de gramófono. Puede estar revestida de chapa metálica, o también puede fraguarse en concreto, forma en que resulta bien pesada. Si se trata de trabajos de calidad, siempre es bueno disponer de varios discos desmontables, que se colocan sobre la rueda y que tienen distintos diámetros y tipos de superficie para acomodarlos a los diversos trabajos que se encarguen.

Como hacer – CONSTRUCCION de un TORNO de ALFARERO (1 de 2)

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *