Como hacer PINTURAS

Por el técnico químico industrial AMERICO CHIESA

Ya se ha escrito bastante sobre la elaboración de las pinturas, sea sobre las al aceite o al agua. Este artículo es un complemento de aquellos, en que se tratará sobre los pigmentos, colores, combinación de éstos y algunas fórmulas de pinturas especiales.

Pigmentos- — Los pigmentos son las substancias, casi siempre compuestos metálicos (óxidos, sales) que se agregan a las pinturas propiamente dichas, destinadas a colorearlas.

Los pigmentos deben poseer varias cualidades esenciales, entre las cuales, las más importantes, se pueden citar:

1) gran poder cubritivo, es decir, que una capa delgada debe tapar completamente el fondo. Cuando más delgada sea esta capa sin que se trasluzca la base, mejor será el pigmento.

2) No tener acción química con la pintura y con el ambiente.

3) Ser fijo, es decir que los agentes externos, como ser el sol, etc., no lo decoloren.

4) Ser económicos.

Es muy difícil obtener, con un solo pigmento, todas estas propiedades, por lo cual se recurre a la mezcla de dos o tres.

Analizaremos las propiedades de los más comunes.

Albayalde. — Es un carbonato de plomo y el más antiguo de todos los pigmentos blancos. Se ha utilizado y utiliza muchísimo en las pinturas, sobre todo mezclado con otros.

Tiene un gran poder cubritivo pero el inconveniente de ennegrecerse con el tiempo o al contacto dé las emanaciones sulfhídricas.

Es sumamente tóxico (como todos los compuestos del plomo), por lo cual el trabajo con él ocasiona, a los pintores, cólicos o envenenamientos.

En consecuencia, no deben utilizarse para pintar depósitos de agua u otro recipiente cualquiera que deba contener alimentos.

Óxido de zinc. — En un principio se ha utilizado este pigmento blanco con el objeto de neutralizar o mejor dicho, evitar los efectos tóxicos del blanco anteriormente indicado.

Sin embargo, su poder cubritivo es mucho menor que el del carbonato de plomo y además, no se puede emplear en los exteriores debido a que, al secarse, se cuartea.

Se emplea mezclado con otros colores, para aclararlos y también junto con el albayalde en proporción del 25 al 50 o/o. El óxido de zinc no es venenoso y tampoco se ennegrece por la acción del tiempo o por los vapores sulfhídricos.

Litopón. — Es un buen pigmento blanco de gran poder cubridor, dando excelente resultado en la práctica. No es tóxico.

Es una mezcla variable de sulfuro de zinc, sulfato de bario y óxido de zinc. De acuerdo al porcentaje o riqueza en sulfuro de zinc, recibe en el comercio, distintos nombres: sello verde, sello rojo, blanco, azul y amarillo, conteniendo el primero de los nombrados, del 33 al 35 o/o de sulfuro de zinc y el último del 14 al 16 o/o.

Blanco de Titanio. — Este es el blanco más moderno.

Es de una blancura excepcional, no tiene acción química sobre la pintura, muy sólido y de un poder cubritivo excepcional, pero es bastante caro, por lo que sólo se emplea en pinturas muy finas.

Amarillo de cromo. — Es un cromato de plomo y se utiliza ya sea solo o mezclado con el albayalde o blanco de zinc para obtener los diversos tonos.

Por lo general va acompañado de cantidades más o menos grandes de sulfato de plomo. Este sulfato es necesario cuando ¡se desea obtener amarillos verdosos o claros.

Amarillo de cadmio. — Se llama también amarillo brillante, y es un sulfuro de cadmio.

De acuerdo al procedimiento de preparación, se obtienen diversos matices que van desde el amarillo canario hasta el rojizo.

Siendo este amarillo un sulfuro no se puede mezclar con colores de base de plomo, pues se ennegrecería.

Es un buen pigmento de color vivo, muy cubritivo y resistente a la luz; pero se utiliza poco por su precio elevado.

Ocres. — Son tierras cuya composición revela la presencia de silicato de aluminio y óxido de hierro, que es el que le comunica el color.

Azul de Prusia. — Es un ferrocianuro férrico. Es de gran empleo debido a la pureza de su tono y al poder cubritivo que posee, pero tiene varios defectos, entre ellos; se decolora al cabo de cierto tiempo; no se puede utilizar en pinturas alcalinas (pinturas a la cal).

Azul de Ultramar. — Este azul aunque no posee la pureza de tono del anterior se utiliza mucho en las pinturas a la cal.

Minio. — Es un óxido de plomo. Tiene bastante poder cubritivo y se emplea sobre todo en las pinturas anti óxidos.

Tiene el defecto de ser tóxico.

Rojo Inglés o bolcótar. — Químicamente es un óxido férrico anhidro.

No se fabrica especialmente, sino que es el residuo que se obtiene en las fábricas de ácido sulfúrico y del galvanizado.

Bermellón. — Es un sulfuro de mercurio.

Existen varios sulfuros de mercurio: el natural y el artificial. A su vez los artificiales se obtienen por vía seca y por vía húmeda.

Los bermellones obtenidos por vía seca son más resistentes a la luz, pero en cambio, los de vía húmeda tienen un color más vivo y brillante.

Tienen un gran poder cubridor y se utilizan con preferencia en pinturas finas. Son sumamente tóxicos.

Lacas. — Modernamente, se están empleando lacas que son colorantes precipitados. Las más usadas son las lacas de base nitrotoluidina y paranitranilina.

Son sumamente fijas, gran solidez y de precio muy económico.

Negro de humo. — Se obtiene este negro por la combustión incompleta de sustancias orgánicas hidrocarbonadas. Es una variedad de carbono casi puro presentándose en forma de polvo finísimo.

Por lo general se utiliza la resina o simplemente la madera resinosa. También se emplean la brea residual de 1a destilación del alquitrán de hulla, el aceite de resina, los aceites vegetales y animales, etc.

Modernamente se fabrica un negro de humo especial por la combustión incompleta del acetileno.

Como hacer PINTURAS

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *