Como Hacer – La CRIA del GUSANO de SEDA y CULTIVO de la MORERA

Teniendo en cuenta los innumerables pedidos que continuamente nos formulan los lectores, en el sentido de que publiquemos, en forma detallada, las instrucciones prácticas necesarias para encarar con provecho la industria del gusano de seda, hemos obtenido el permiso necesario de la División de Sericicultura del Ministerio de Agricultura de la Nación para reproducir las “Nociones de Sericicultura” que editó la Dirección de Informaciones del citado Ministerio.

EL ELEMENTO BASICO

Lo primero que debe hacer el criador der gusanos de seda es prever la materia prima de que dispondrá, en este caso la hoja de morera, la cual, mediante el privilegio del gusano de seda, quedará transformada en capullo.

Lo esencial, pues, para la producción de capullos, según queda dicho, es la hoja de morera, ya que sin este elemento insustituible no se puede encarar debidamente la eficaz alimentación de las larvas.

Las hojas de la morera blanca típica constituyen el alimento óptimo para el gusano de seda; podrán reemplazarse por otras provenientes ‘de distintas especies del género, obedeciendo a exigencias ecológicas o a necesidades del momento, pero el rendimiento obtenido en seda será inferior, 6egún lo ha probado la experiencia de todos los tiempos.

Téngase entonces bien presente que la alimentación es de capital importancia en la crianza del gusano de seda. Larvas mal alimentadas producen capullos inferiores.

LA SEMILLA O HUEVOS

Al hacer referencia a los huevos, llamados “semillas”, se considera como medida el peso, dado que el pequeñísimo tamaño de éstos (1 a 1 1/2 mms. de largo, pesando menos de 1 miligramo) hace imposible considerarlos de otro modo en la industria.

En los países que se dedican a la crianza del gusano de seda se acepta como unidad de medida la onza sericícola, variable en unos y otros, existiendo una diferencia hasta del 20 por ciento en la apreciación equivalente.

Para evitar errores creemos prudente adoptar como unidad de peso el gramo, efectuando así cálculos basados en el sistema métrico decimal.

Esto facilitará la distribución de semilla sin pérdidas, que podrían ser de consideración.

Fig.- Como Hacer – La CRIA del GUSANO de SEDA y CULTIVO de la MORERA

gusano de seda y morena 1

gusano de seda y morena 1

IMPLEMENTOS

Los criadores deberán preparar el local u obrador calculando un volumen de 4 m3 por cada gramo de huevos o semillas, o sea 100 m3 para 25 gramos de semilla (una pieza de 4 metros de largo por 5 de ancho y 5 de alto). Claro está que los principiantes no estarán en condiciones de ajustarse con exactitud a estos requisitos, pero no está de más que los conozcan.

El obrador deberá llenar las condiciones más elementales de salubridad, en cuanto a humedad, aireación, etc., y será sometido a una prolija desinfección con un blanqueo, agregando a la lechada de cal 2 o[o de sulfato de cobre.

El piso deberá regarse con una solución de sulfato de cobre, siendo muy recomendable esta sal por sus excelentes propiedades antimicrobianas.

Tratándose de un local destinado exclusivamente para la crianza del gusano de seda, deberá procurarse en el ambiente una temperatura de 24° C. y 75 % de humedad. (Para el que se inicie en la sericicultura le será suficiente elegir en su casa-habitación, un lugar templado, 20° C., más o menos, que no esté expuesto a cambios bruscos de temperatura).

Hay que evitar que la atmósfera se sature del ácido carbónico que se produce con la respiración de los gusanos, así como de los gases amoniacales que también despide la larva en su función orgánica. Para ello es necesario que el criadero posea ventanas para purificar el aire, sin que oscile en más de 5o la temperatura requerida, que NO debe ser constante.

Fig.- Como Hacer – La CRIA del GUSANO de SEDA y CULTIVO de la MORERA

gusano de seda y morena 2

gusano de seda y morena 2

Las temperaturas extremas no son compatibles con las normas de buena crianza. Por todo eso, repetimos una vez más, que el termómetro es elemento indispensable en los obradores. No debe ser mantenida más de dos horas la temperatura intermedia de 2 grados centígrados. Durante las mudas, la temperatura debe ser fresca, aproximándose a! límite inferior, 1S grados, y en los períodos de actividad o racionamiento a 28 grados.

Las estufas lejos de los bastidores, con tuberías acodadas a cierta altura, con acceso al exterior por los ventanales, son las más indicadas. De noche, hay que cerrar toda entrada de aire y si sopla viento norte hay que tener mucho cuidado, porque es fatal para los gusanos de seda. Las ventanas deben tener cortinas para graduar la luz y precaver a los gusanos, sobre todo, del sol. Luz difusa y nada de ruido ni trepidaciones. En los días tormentosos deben extremarse las precauciones, cerrando los postigos y dejando una luz tenue.

Los implementos están constituidos por los paramentos o estanterías, donde se colocarán los bastidores, que no son otra cosa que armazones de tirantillos con soportes adecuados para disponer de 25 a 30 bastidores de 1 metro por 2, lo cual compromete «na superficie total de 50 a 60 metros cuadrados suficiente para la crianza de larvas provenientes de 25 gramos de semilla.

De acuerdo al cálculo de superficie establecido en la evolución de 25 gramos de semilla, para el que avive un gramo le corresponderá preparar una superficie aproximada de 2,50 a 3 m2, construyendo cinco bastidores de 60 centímetros de ancho por 1 metro de largo. Para la disposición de esta pequeña cantidad de bastidores no se requerirá la construcción de estanterías y con el fin de disponerlos superpuestos será suficiente adaptarle a cada uno cuatro patas, con lo que se logrará la colocación que puede observarse en el grabado señalado con la letra A. Estos se construirán de las medidas anotadas, según convenga, de acuerdo a la cantidad de huevos que se incubará, utilizando listones de madera de pino Paraná, álamo o de otra madera adecuada sin olor (el pino tea debe desecharse). Con las medidas adoptadas presentarán una forma rectangular y para que conserven su rigidez, convendrá reforzar los esquineros con escuadras. El fondo se construirá con un material que no deberá ser compacto, destinado a sostener las hojas de papel donde se criarán los gusanos. El material a emplearse para la construcción del fondo pueda ser alambre tejido, alambre liso entrecruzado, listones de yesero u otros materiales que puedan abundar en la región, como son: mimbres, canas, etc.

La distancia de separación de los bastidores será la siguiente: el inferior, a 70 centímetros del suelo, y los superpuestos a unos 50 ó 60 centímetros entre sí. El bastidor superior deberá estar a una distancia del techo como para que no repercuta en éste los extremos de temperatura.

Como Hacer – La CRIA del GUSANO de SEDA y CULTIVO de la MORERA

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *