Stenciles – PINTURA con Stencil – serigrafia

ESTENCILES - PINTURA con Stencil - serigrafia

Stenciles – PINTURA con Stencil – serigrafia

STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia, introduccion:

Dos de las objeciones más importantes, que comúnmente se hace al decorado con esténciles, son su general falta de consistencia, y la presencia de las barras que unen entre sí las partes del dibujo. Hay varias maneras de evitar o remediar esas limitaciones mecánicas en dibujos tipo relativamente simple, usado para decoración de paredes o en la producción múltiple de juguetes, letreros, muebles, textiles, etc.
Las barras del tipo corriente dan al dibujo un aspecto complicado y manchado, y como consecuencia este tipo de decoración – o letrero -, que en otros sentidos puede ser un hermoso trabajo, produce una impresión de cosa barata, ordinaria, que ha llegado a asociarse a la idea del trabajo con esténciles.

Fig. 1.- Stenciles – PINTURA con Stencil – serigrafia

 

ESTENCILES - PINTURA con Stencil - serigrafia

 

STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia, letreros:

AI hacer letreros, por ejemplo, las letras A, B, D, O, P, Q y R, requieren barras que sostengan sus centros, salvo el caso en que se usen esténciles compuestos o dobles, y muchas otras letras las necesitan también como refuerzo. En esténciles de chapa metálica fina, la barra tiene que ser, forzosamente, de un ancho muy notable en la reproducción, pero se las puede substituir con alambrecitos  y cortando todo el dibujo. Las barras se pueden arquear sobre las zonas abiertas de los dibujos, permitiendo al dibujante pasar la pintura por debajo de ellas; los costados del esténcil se sueldan, en estos casos, a las partes sólidas. Se usa alambre de cobre o de bronce, de calibre suficiente para sujetar las partes rígidamente, y sus puntas se aplanan para permitir un buen contacto al soldarlas.

Fig. 2.- Stenciles – PINTURA con Stencil – serigrafia

 

ESTENCILES - PINTURA con Stencil - serigrafia

 

STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia, letras o dibujos:

Tratándose de letras o de dibujos que tengan partes sueltas, se pueden seguir dos sistemas para soldarlas y mantenerlas en posición. Uno de ellos es recortar todo el dibujo, sin dejar barras ni ataduras de ninguna especie, e ir guardando los centros de letras o partes sueltas. Los pedazos se depositan sobre una superficie plana y lisa, resistente al calor, manteniéndoselos firmemente en posición con pesos o tachuelas y los alambres se sueldan en los lugares necesarios. El otro método consiste en recortar el dibujo, dejando una, o, a lo sumo, dos diminutas ataduras metálicas en lugares imposibles de soldar, para mantener juntas las piezas. Después se sueldan en otros lugares, y las ataduras se cortan cuidadosamente.

Fig. 3.- Stenciles – PINTURA con Stencil – serigrafia

 

ESTENCILES - PINTURA con Stencil - serigrafia

 

STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia, la brocha:

El golpeteo repetido de la brocha o pincel sobre un esténcil metálico en constante uso, tiende a deformarlo; esto es de difícil remedio cuando se trata de diseños complicados, pero cuando son simples, especialmente cuando son una parte de los esténciles múltiples o compuestos, usados para trabajar con varios colores, no es difícil hacer un esténcil dé madera finita, que es poco menos qué indestructible. Después de aplicar el dibujo a un cuadrado de cualquier madera de grano apretado de 6 mm o menos, de espesor, se la corta con sierra de contornear o a escoplo, achaflanando los bordes a 45° o 60°, y luego se le da unas cuantas manos de laca liviana o de barniz. Si un esténcil de este tipo está en uso constante, a intervalos regulares se le aplicarán nuevas manos del acabado, pues el original va desgastándose con el uso. Los esténciles de madera sin partes sueltas tienen una bien definida ventaja sobre los metálicos, en su posibilidad de ser cortados en partes proyectantes, puntas, lenguas y formas semejantes, sin deformarse, arquearse o romperse por completo, como ocurre con el metal fino. Además, no se deforman con el golpeteo del pincel y si se toman precauciones para evitar que se abarquillen resultarán más planos y se colocarán más a plomo sobre el trabajo, quedando en más íntimo contacto con él que los esténciles de chapa fina. Cuando no estén en uso, hay que limpiarlos, secarlos y guardarlos bajo un peso conveniente, como tablas pesadas, para evitar que se alabeen. También es aconsejable guardarlos en lugares secos y a temperaturas medias.

 

STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia, diseños complicados:
En diseños algo complicados, especialmente cuando hay partes sueltas, éstas pueden ligarse con alambre, como dijimos refiriéndonos a los esténciles de metal. En este caso es innecesario encorvar los alambres, pues el espesor de la madera produce el efecto buscado, que es pasar la pintura bajo la traba de alambre. Estos deben fijarse sólidamente a la madera con grapitas o ganchitos, y si la atraviesan, sus puntas proyectantes tienen que ser limadas para que queden a ras con la superficie del esténcil.

Deja tu comentario de: STENCILES – PINTURA con Stencil – serigrafia

¿Te gustó el artículo? ¡Ahora puedes comprar 270 proyectos en formato PDF!