Como hacer una CAJA DE ORZA PARA VELERO – YACHTING

Como hacer una CAJA DE ORZA PARA VELERO – YACHTING

En el número anterior quedó explicada la forma de aplicarle la quilla y el velamen al yacht “Mabel” para que los aficionados al Yachting. Miniatura tuviesen una embarcación “de verdad” con la cual practicar el fascinante deporte de la navegación a vela. Ahora bien, considerando qué esta navecilla no es indicada para navegar en aguas abiertas y relativamente profundas, debido al peligro que significa embarcarse en un bote de estas características — fondo plano y reducida borda — allí donde suele levantarse considerable oleaje, se presentaba el inconveniente de que en aquellos parajes dónde con toda seguridad podría usársela – riachos, lagos, lagunas, canales y diques – la falta de muelle o atracaderos hacía difícil la tarea de aproximar el bote a la costa debido al mucho calado que significaba el aditamento de la orza o aleta, que se proyecta 40 centímetros dentro del agua a partir de la quilla. El método usual de embarcarse en un bote que se guarda en una laguna, por ejemplo, o en un riacho pequeño, consiste en arrastrarlo, simplemente hasta echarlo al agua, y meterse luego en él aún a costa de mojarse los pies, cosa que naturalmente no tiene mayor importancia para quienes van en traje de baño o vestidos simplemente con un viejo pantalón de franela y una camiseta de sport. Con la quilla, esto no se podía hacer, y había que buscar alguna manera de salvar esta dificultad.

Por suerte, las cajas, de orza, destinadas a albergar una aleta levadiza o “retráctil”, nos brindan la solución del problema en forma tan práctica como sencilla, Y no se crea que esto es cosa nueva. Por el contrario, son muchas las embarcaciones y yachts de crucero que se hallan provistas de quillas de esta clase, especialmente en lugares de aguas pocas profundas, donde existe el peligro, de hallarse cómodamente descansando sobre un banco de arena al menor descuido.

Comenzaremos por describir lo que es una caja de orza. Como su mismo nombre lo indica, es una caja plana que se atornilla al lado superior de la quilla, o mejor dicho la sobrequilla, en el interior de la embarcación, haciendo las veces de un “pozo” dentro del cual puede levantarse o bajarse la aleta a voluntad, según lo requieran las circunstancias. Los costados de la caja vienen a ser algo así como unas bordas interiores, que impiden que el agua penetre en la embarcación. El fondo del casco, es decir, el piso y la sobrequilla, van ranuradas para dar paso a la aleta, que es de madera o de planchuela de hierro. Un vistazo a la ilustración adjunta permitirá comprender claramente todo lo que antecede.

caja de orza

En el caso del yacht “Mabel”, la caja de orza se construirá con dos tablas de la misma clase de madera que la utilizada para los costados, es decir sprus liviano de 31 centímetros de ancho por 2 centímetros de espesor y 1.25 metros de largo. Como en el interior de la caja de orza no se producirá oleaje, no es necesario que los bordes de la misma sean tan altos como los costados de la embarcación, pudiendo limitase, en consecuencia, a la anchura de las tablas de 30 ó 31 centímetros que se encuentran en el comercio. Tampoco hay que temer que penetre agua debido al escoramiento (inclinación) del bote, porque cuando éste se ladea una borda baja pero la otra sube, quedando, en consecuencia, el centro más o menos lo mismo.

Entre ambos extremos de las tablas que constituyen la caja de orza se intercalará un listoncito de roble de 2 1|2 centímetros de ancho por el mismo largo que la anchura de las tablas, y de un espesor un poco mayor que el espesor con la aleta que está destinada a albergar, es decir, de unos 4 milímetros si la aleta es una planchuela de hierro de 2 mm. de espesor, y de 3 centímetros, si para la aleta va a utilizarse una tabla de 2 1|2 centímetros. Estos milímetros de excedente son para que la aleta tenga suficiente libertad de movimiento al subir y bajar, pues hay que tener en cuenta que la madera se hinchará algo al mojarse, y si se hacen las cosas demasiado justas, la aleta puede quedar trabada. Conviene recordar también que si se hace la aleta de hierro sólo se hinchará la madera de la caja, pero que si ambas partes se hacen de madera, la posibilidad de que se traben será mayor si les falta espacio. Con todo, éste no debe ser excesivo, para que la aleta no quede floja.
Los costados de la caja se atornillarán a los listoncillos antedichos, que convienen sean de roble, mediante tornillos galvanizados de longitud adecuada, metidos alternativamente a ambos lados y en zigzag, como indica la ilustración que acompañamos, a una distancia de 3 ó 4 centímetros unos de otros.

caja de orza

Ahora llegamos a la colocación de la caja de orza en el interior del bote, para lo cual habrá que hacerle previamente algunas muy pequeñas modificaciones en las cuadernas. Consultando los esquemas y grabados que aparecen en la página 201 del número 28 de “HOBBY” correspondiente al mes de Noviembre, se verá que en el fondo del bote, del lado de adentro, hay seis listones transversales que, en combinación con los listones de los costados, constituyen las cuadernas. Ahora bien, los listones números 3 y 4, comenzando desde la proa, o sean los dos que se encuentran aproximadamente – hacia la mitad del bote, molestarían para colocar la caja, de orza bien adosada al piso y, por lo tanto, hay que quitarlos con cuidado, sacando los correspondientes tornillos de sujeción, pero dejando los listones laterales. Hecho esto, se coloca la caja de orza en el interior de la embarcación, y perfectamente sobre la línea media, (para lo cual se extenderá un piolín bien tirante que vaya desde la proa hasta el centro exacto del escudo o popa). Siendo ligeramente curvado el piso, habrá que dar una curvatura igual a los bordes inferiores de los costados de la caja, para que hagan un ajuste exacto. Luego se atornilla provisoriamente la caja en posición mediante tornillos largos (de 6 centímetros), metidos desdé afuera o parte inferior, procediendo con mucho cuidado y haciendo previamente las perforaciones para los mismos en las tablas de piso, para asegurarse de que queden perfectamente derechos y prendan bien en las tablas laterales de la caja sin desviación que podría resultar en un rajamiento. Hecho esto, se procede a dibujar sobre el piso un rectángulo que corresponda exactamente al hueco de la caja de orza y se elimina la madera haciendo primero una perforación con mecha y berbiquí y metiendo después la hoja de un serrucho de espiga. Una vez cortado este rectángulo a través de la tabla central del piso y de la sobrequilla exterior, se alisan sus bordes con una escofina y entonces todo está listo para atornillar nuevamente la caja en posición, esta vez definitivamente, pero cuidando de interponer entre la misma y el piso una tira de franela empapada en cola, para hacer una juntura bien hermética. Conviene colocar un tornillo a cada cinco centímetros de distancia, todo alrededor.
Antes de armar la caja atornillando las tablas laterales a los listones espaciadores de roble que llevarán en cada extremo, conviene aplicarles dos manos de alquitrán caliente, esperando hasta que se haya secado bien la primera ante» de aplicar la segunda. Esto evitará que la madera se hinche mucho con el agua, con la consiguiente posibilidad de que trabe la orza o aleta.

La aleta misma se construirá, de la forma aproximada que muestra la figura 2, es decir, en su parte exterior que proyecta hacia el fondo, casi exactamente igual como la aleta o quilla del yacht “Mabel”, cuyo plano aparece en el número 28 de “HOBBY”, página 199. Se verá, sin embargo, que la pieza completa es algo distinta en este caso, pues tiene una prolongación que se introduce dentro de la caja de orza, a cuyo extremo inferior delantero va asegurado mediante un tornillo provisto de dos arandelas de acero y otras dos de cuero debajo de las primeras para impedir la filtración del agua. Las dimensiones de esta orza son las que aparecen indicadas en la misma figura, es decir, 40 centímetros en la vertical que se proyecta bajo el fondo del casco, 30 centímetros en la vertical que se levanta sobre esta mismo línea en el interior de la caja, 95 centímetros, aproximadamente a lo largo de la “línea del fondo”, 1.15 metros de largo total, y 55 centímetros de ancho. Si al construirlo se ve que no entra bien en la caja, es cosa sencilla rebajar a serrucho o a lima cualquier excedente, cuidando de no afectar la armonía de las curvas.

En el punto marcado (x) en la caja de orza, a pocos centímetros de su borde superior, se hará una perforación que atraviese los dos lados, para meter un perno de sujeción. En la orza misma se harán otras dos perforaciones señaladas en el esquema con los números (1) y (2). Si la orza es de madera, su flotabilidad natural tenderá a mantenerla levantada, por la cual bastará empujarla hacia abajo y colorar el perno atravesado sobre su borde para que se mantenga en esa posición. El orificio (1) corresponde a la posición intermedia, y el (2) a la posición levantada. Si para la orza se emplea planchuela de hierro, su tendencia será la de hundirse, es decir, colgar hacia abajo, y por lo tanto habrá que hacerle un agujero dentro de su borde, para sujetarlo con el perno del modo que debe ir. También habrá que colocarle una cadenilla para poder izarla y arriarla a voluntad. Se vuelven a colocar unos medios travesaños en el fondo, a cada lado de la caja y unos medios asientos sobre la misma.

Para que el Centro de Esfuerzo de la vela quede ligeramente detrás del Centro de Resistencia Lateral de la orza o quilla (se llamará “orza” cuando es levadiza), el palo o marfil debe ir colocado a 90 centímetros de la proa te superior, y el extremo delantero de la caja se hallará a 1.25 metros del mismo punto. El extremo trasero distará, en consecuencia, 1,15 metros de la popa, aproximadamente…

Descarga gratis

Descarga para guardar o imprimir – GRATIS

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *