Como hacer un ESTANTE para LIBROS

Presentamos un estante para libros, de líneas sobrias y sólidamente construidos, y que, sin embargo, no constituirá un trabajo sobre las posibilidades del aficionado medianamente hábil.

Recomendamos, sin embargo, tener especial cuidado al cortar las curvas de los costados, que deben ser continuas y suaves. Puede usarse cualquier madera dura para mueblería.

Se comienza por ampliar el dibujo, trasladándolo sobre un cuadriculado de 24 mms. de lado, que tanto se puede hacer directamente sobre la madera como en un papel, calcándolo después con carbónico sobre el material de trabajo. Este último procedimiento es el preferible si se desea construir un par de estantes iguales; también sería práctico hacer, en este caso, un molde de madera terciada delgada, con las ranuras cortadas como las enseña el dibujo.

Todo este trabajo puede hacerse en unos breves momentos; téngase presente, por supuesto, que habrá un lado derecho y uno izquierdo, de modo que no se corten mal las ranuras y se hagan dos lados derechos o dos izquierdos. En el croquis que acompañamos se verá toda la información necesaria para cortar la forma y ubicar las ranuras.

Los costados, que se hacen en madera de 12 mms. de espesor, se cortan con sierra de calar. Las ranuras tienen uno de sus extremos redondeados, y miden 9 mms. de ancho x 6 de profundidad; se cortan con martillo y escoplo, o si se dispusiera de él, con un cepillo de ranurar.

Si se trabaja con escoplo, se elige uno ancho, se apoya perpendicularmente sobre la línea, y se le da un golpe seco con el martillo, repitiéndose la operación en todo el contorno, de modo de ir hendiendo y separando las fibras de la madera. Para el extremo redondeado se necesita una gubia, y para el otro un escoplo de tamaño pequeño.

Hecho esto, la ranura de posición casi vertical se desbasta con un escoplo de 9 mms. de ancho, trabajándosela como si fuera una mortaja; en cuanto a la otra ranura, se trabaja con un escoplo ancho usado paralelamente a sus costados. La razón de esta diferencia en la forma de trabajar ambas ranuras está en la casi imposibilidad de conseguir un corte neto y prolijo si se usa el escoplo paralelamente a la veta de la madera, corriéndose, además, el riesgo de hendir la tabla.

Si no se dispone de ranurador, las ranuras se terminan con un escoplo de 6 mms. usado con el bisel dirigido hacia abajo.

Los estantes se hacen en madera de 9 mms. 8,4 cms. de ancho x 37 cms. de largo; el borde superior de cada una de estas piezas se redondea con el cepillo y se alisa con papel de lija, después de lo cual sus extremos se calzan, ayudándose con golpes de martillo, en las ranuras para ellos preparadas.

Si se desea terminar el estante con lustre francés, éste debe prepararse antes de unir las partes entre sí. Sin embargo, en este caso sería más satisfactoria y fácil una terminación más simple, como el encerado.

Si la madera fuera hermosa, con vetas bien dispuestas, es preferible prescindir del uso de tintas, que generalmente ocultan la calidad y el dibujo del material. La cera, en cambio, produce buen efecto en la mayor parte de las maderas, cuya belleza hace resaltar.

Antes de armar, es conveniente dar una mano de cera a todas las superficies, exceptuando el interior de las ranuras y los bordes de los estantes, que calzan en ellas, pues en esta forma si hay algún exceso de cola que se deslice por las partes exteriores, puede limpiarse fácilmente cuando se seque.

Como hacer un ESTANTE para LIBROS

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *