Como hacer para PESCAR EL PATI o pez gato

Como hacer para PESCAR EL PATI o pez gato

Agosto y Septiembre, meses de transición entre la pesca de invierno y la de verano. El pejerrey vuelve al Plata y se le pesca en las múltiples formas ya indicadas, ya valiéndonos de la línea de flote o con espineles de fondo o salmoneros, como algunos les llaman a los espineles de flote, los cuales pueden dejarse llevar por la corriente a popa de una embarcación, lanzados por una plomada o bien usando el barrilete ya descripto.

En estos meses llega a su término la temporada, de invierno y se va insinuando la de verano. En esta época, en que aparece el 'patí, pez de gran interés para el pescador a pesar de su semejanza con el bagre. El patí le lleva una gran ventaja, que se agrega a lo delicado de su carne, aunque hay quien la combate por encontrarla demasiado gorda y grasienta, y es la de que sus aletas carecen de radios espinosos, de manera que al sacarlos del agua pueden ser manipuleados sin peligro alguno.

Es un pez de contextura recia y que pescado con caña, nos da una verdadera sensación de lucha. Hasta los ejemplares más pequeños se resisten a entregarse y nadan desesperadamente tratando de llevar tras de ellos la línea y anzuelo que los aprisiona.

Cuando se pesca pejerrey a flote y se prende un patí, la línea íntegra se sumerge y es arrastrada con fuerza. La débil caña se arquea, como si fuera a romperse. Es necesario calcular bien, y en el peor de los casos, ceder a la tentación de levantarlo con ella y más bien sujetarlo del piolín directamente teniendo cuidado que sus movimientos bruscos no hagan que nuestras manos se encuentren con uno de los anzuelos de la línea.

Cuando un pez se ha clavado a un anzuelo es muy difícil que se suelte por no mantener tensa la línea. Nunca se deberá recoger ésta apresuradamente, porque hay el peligro que con el tirón la boca del pez ceda y se rompa. Hay que hacer durar esos cortos momentos que se inician cuando se siente la primer picada, esperar el pequeño arrastrón qué indica que el pez ha comido la carnada y entonces es cuando se debe tirar bruscamente para clavarlo y luego, sin violencia, ir cobrando la línea hasta que el pez aparezca en la superficie del agua, identificarlo y ver en qué forma está agarrado.

Tanto el patí como el bagre, son voraces y tratan de tragar la carnada; por lo tanto para asegurarlos no hay que apresurarse.

La observación en acuarios de estos peces, nos revela su forma do comer. Como estos peces carecen de vejiga natatoria, están obligados a nadar continuamente para mantenerse entre dos aguas y lo hacen en una forma violenta, dado su peso, porque de lo contrario caerían al fondo. Nadan con movimientos ondulatorios de su porción caudal, es decir, su parte posterior comprendida la aleta caudal o cola. Estos movimientos se transmiten a todo el cuerpo, incluso la cabeza, con la que además efectúan otro movimiento como queriendo desprender del sitio a su presa. Estas vibraciones o sacudimientos hacen que se facilite su captura y el pescador, que mantiene su línea en tensión, sólo efectuará un movimiento corto, de 30 a 40 centímetros y seco para que la punta del anzuelo penetre en sus labios. Es muy desagradable cuando el pez traga el anzuelo, hasta perder de vista su empatilladura, porque hay que efectuar una pequeña operación con el cuchillo, que para los que tenemos un resto de sensibilidad nos hace hacer una mueca pensando en el sufrimiento que estamos ocasionando. Ya he publicado un saca-anzuelos fácil de fabricar o de adquirir que nos evita tan enojosa tarea. Cuando es un pejerrey, el que ha tragado el anzuelo, nos bastará levantar el opérculo o tapa que cubre las agallas y en éstas encontraremos el anzuelo, el cual se dará vuelta y se sacará fácilmente por la boca.

El patí, es fácil encontrarlo en aguas profundas; más de cinco metros ordinariamente; le gustan las aguas turbias y de corriente moderada.

Es un buen amigo del bagre blanco o moncholo, del cual se alimenta, pues su amistad se la demuestra ponderando la exquisitez de su carne. También gusta de las bogas chicas o en filetes, sábalo, tararira y sobre todo mandufia.

Su pesca se hace a medio flote, pero si se quiere sacar ejemplares más grandes hay que recurrir al espinel de fondo, liviano, como se usa para el pejerrey.

Hay quien se priva de echar un espinel de pejerrey, por no tener carnada suficiente o no encontrar mandufia; esto se soluciona fácilmente comprando uno o dos días antes, una provisión de tararira en el mercado, la que se cortará en filetes de tamaño conveniente al anzuelo a usarse y se salará, dejándola que se orée extendida sobre diarios para que se seque.

Como hacer para pescar el pati o pez gato

En el Paraná, cuando llega la época del patí se usa mucho la “carnada podrida” que se prepara en la siguiente forma, según consejos de la técnica de esa zona, señor Cardini. Se entierra un sábalo en la arena de la costa; se deja dos días, y ya en estado de putrefacción, se corta en pedazos y se encarna el espinel con ellos. También da buen resultado encarnar con masa las brazaladas de anzuelos chicos. Se prepara la masa cortando por el medio un pan fresco, después se le hacen varios cortes más para que se moje fácilmente y se pone en agua tibia. Enseguida se exprime bien y se amasa hasta que quede transformado en una pasta dura, Se cortan pedazos cuyo tamaño depende de los anzuelos y te encarna. Dura aproximadamente 24 horas, siempre que no haya peces chicos, los que la sacan fácilmente desprendiéndola del anzuelo. Esto es lo que los pescadores llaman, descarne.

 

Criadero de lombrices

Nadie más que los pescadores, da á la lombriz el verdadero valor que tiene y nadie tampoco creo le demostrará mayor aprecio por su utilidad. Por otra parte, hay pescadores que le tienen tanta repugnancia que sólo el amor a la pesca los obliga a manipulear bichos tan repugnantes, que semejan víboras en miniatura. Pero los que hace rato que vilmente engañamos a los indefensos pejerreyes, ya nos hemos habituado a ellas y no nos parecen tan feas.

Es interesante saber que el gran naturalista Darwin, refiriéndose a ellas, dijo: "Sin la humilde lombriz que nada sabe de los beneficios que hace a la humanidad, a agricultura que hoy conocemos sería muy difícil y tal vez hasta imposible".

El Dr. George Oliver de Tejas, quien leyó esto por casualidad, experimentó ampliamente llegando a conclusiones sorprendentes.

El Dr. Oliver comenzó a criar lombrices en eras especialmente preparadas. Pronto descubrió que la cría de lombrices literalmente por miles era cosa muy sencilla, reduciéndose casi enteramente a suministrarles azúcar y grasa, lo cual hacía agregando a los suelos vainas de algarroba y agua de jabón. Luego .proveía a su huerta y jardín y hasta los árboles recibían su ración periódica de gruesas lombrices de criadero. Los resultados fueron tan maravillosos que pronto su fama de poseer una fórmula mágica para hacer crecer árboles y plantas, hizo que dejara su profesión de médico para dedicarse a embellecer jardines y terrenos antes improductivos. Publicó en tres tomos una exposición de sus estudios y experimentos con el título de "Nuestra amiga la lombriz". Dice que la lombriz es una formidable combinación de químico y perforador; es insaciablemente voraz y de continuo se ocupa en tragar tierra y devorar hojas secas y otras materias orgánicas en vías de descomposición. Todo lo que traga se pulveriza en una especie de molleja, semejante a la de la gallina y el residuo excrementicio sale en forma de mantilo, que abona el suelo» Además, los socavones hechos por las lombrices bajo la superficie del terreno aceleran la oxidación y nitrificación del suelo y sirven de depósitos que extendiéndose hasta una profundidad de dos metros o más, retienten el agua de lluvia, que da humedad al suelo.

Ya por efectos pluviales o por desprendimientos de tierra, millones y millones de lombrices son arrastradas por las aguas de los pequeños cursos hacia los grandes ríos donde son ávidamente devoradas por los peces. Puede decirse que la lombriz es una carnada internacional y que con ella se puede sacar cualquier clase de peces fluviales.

Un experimento de fácil ejecución puede hacerse al regresar de una partida de pesca. Márquense dos o más macetas y en ellas échense las lombrices. Pronto se verá la diferencia del resultado entre las que tienen lombrices y las que, parecen . Para una mejor observación elíjanse macetas con plantas iguales.

No lo dice el artículo, pero con toda seguridad el doctor Oliver era o había sido pescador.

El aficionado debe tener siempre en su valija de pesca una bolsita de tela con aserrín de sauce o álamo. El aserrín permite la encarnada de anzuelos al restarle el natural escurridizo. Además, las mantiene en actividad y en una situación de aparente calma, aunque no por esto deje la lata destapada, porque se quedará sin ellas.

Como hacer para pescar el pati o pez gato

Tanzas alargables

La carencia de peces hace que algunas veces recurramos a todo, en la esperanza de poder sacar algo del agua, aunque sea un zapato.

En el número anterior se describió la forma de hacer una línea para pejerrey, que reforzada como es, nos podrá servir para el manduvi.

Mediante un esmerillo combinado con un mosquetón podíamos cambiar las tanzas a voluntad, pero también se puede hacer una tanza que abarque desde su largo total hasta su mitad, es decir, que una de treinta puede alargarse hasta sesenta centímetros; una de veinte hasta cuarenta, etc. Para esto nos servirá un pequeño trozo de celuloide de un milímetro de espesor, 15 mm, de largo por 7 mm. de ancho. Haremos en él tres agujeros como para que pase la tanza, a una de cuyas puntas, luego de pasar por el primer agujero, se le hará un nudo; la otra punta de la tanza, que luego llevará el anzuelo, se pasará por los dos restantes, entrando por un lado y saliendo por el agujero inferior al mismo lado. En esta forma, cuando la tanza esté doble, tendremos una medida que se duplicará cuando esté sencilla.

Como hacer para pescar el pati o pez gato