Como hacer – El TORNO DEL ALFARERO

Como hacer – El TORNO DEL ALFARERO

Aunque pueden hacerse lindos trabajos de alfarería por los sencillos métodos ya descritos, el proceso más rápido y más interesante es el de emplear un torno de alfarero. Consiste esencialmente en un disco que gira alrededor de un eje vertical, pudiéndose emplear casi cualquier método para producir dicha rotación. Describiremos a continuación varios tipos de torno.

En Oriente, donde parece tener su origen esta máquina, se usa todavía la forma más simple. Un disco grande y pesado se monta sobre un eje vertical, de modo que pueda girar libremente y tenga bastante inercia para continuar su rotación durante un período razonable después de haber recibido el impulso. En su periferia se hacen agujeros, habitualmente cuatro, que dan agarre para impartirle movimiento. Periódicamente, a medida que su velocidad disminuye, el operario le da un nuevo impulso.

Generalmente una rueda de este tipo se coloca a poca altura sobre el nivel del suelo, pero se la puede armar sobre una pata de una mesa, por ejemplo, sin dificultad alguna. Las únicas condiciones esenciales son que la rueda tenga bastante peso, que gire libremente y que el cojinete no tenga juego. Un torno de este tipo cuesta muy poco, y muchos excelentes alfareros no usan otro. Desgraciadamente es el método más difícil de dominar, porque el operario tiene que dividir su atención entre mantener la rueda en movimiento y moldear la arcilla, lo que resulta casi imposible para el principiante.

Esto puede remediarse fácilmente montando una polea de garganta debajo de la rueda, y acoplándola a otra polea mucho más grande provista de una manija accionada por un ayudante (figura 1).

Este tipo de rueda es la más satisfactoria, para el principiante, pues su construcción es sencilla y permite que el alfarero se concentre en su trabajo. Su gran inconveniente es la necesidad de un ayudante, lo que puede solucionarse mediante la colaboración entre los aficionados, estableciendo talleres colectivos y turnos para impulsar la, rueda. En este caso un ayudante puede fácilmente impulsar simultáneamente dos tornos de alfarero, permitiendo así que dos tercios de los miembros se dediquen al trabajo activo.

Al discutir otros tipos de tornos, de alfarero, nos limitaremos a hacer sugestiones, pues mucho depende de los medios disponibles. Lo único esencial es, como ya se dijo, una rueda giratoria, y son muchas las formas en que puede llenarse esta condición.

Otro tipo muy difundido entre los aficionados es la rueda de pie (fig. 2). En ésta, el eje se prolonga hasta abajo y la rueda de la parte superior puede ser mucho más liviana, pues una rueda pesada colocada en la parte inferior es la que suministra la inercia necesaria para obtener el efecto de volante. Para accionar esta rueda no se precisa ayudante, pues basta con ir dándole impulso con el pie para que la rueda superior adquiera un movimiento de rotación constante.

El tercer tipo de torno ilustrado es el representado en la figura 3; necesita la cooperación de un ayudante y es más difícil de construir.

Para la propulsión puede usarse una bicicleta vieja, y hace falta además un juego de engranajes cónicos para transmitir el movimiento horizontal al eje vertical. Para los que puedan gastar más dinero, hay en el comercio, o pueden hacerse, excelentes tornos de propulsión mecánica, pero el aficionado que se inicia debe contentarse con un equipo más modesto, hasta que domine el oficio lo suficiente como para sacar el máximo provecho de equipos muy costosos.

La rueda o plato debe ser fácilmente desmontable en todos los casos, para permitir cambiar de tamaño según las dimensiones del objeto que se moldea, y hecha de metal o madera dura lisa, ya que una superficie lisa facilita el centrado de la arcilla. En tales casos el producto terminado se corta con un alambre, se humedece y se saca de la rueda deslizándola; en conjunto, una operación nada fácil. Para solucionar esto es preferible tener un disco con dos patitas que sujeten otro disco colocado sobre el anterior, sobre el que se coloca la arcilla (fig. 4).

Uso del torno

Para hacer un trabajo de esta naturaleza hacen falta, además del torno, una cantidad de herramientas accesorias que pueden hacerse fácilmente. El cortador de arcilla previamente descrito es imprescindible, y también algo con que limpiar la rueda. Para esto sirve perfectamente un trozo de zinc de 10 x 7,5 cm. Para el terminado hacen falta herramientas de madera dura con cantos biselados, o de zinc (fig. 5). Para fijar la arcilla se usa agua abundante, y parte de ella queda en el interior del vaso hecho. Para eliminar esta agua se usa una esponja de grano fino atada al extremo de una varilla de 45 cm. y de 6,5 mm. de diámetro (fig. 6).

 

[viral-lock]

Para tornear hacen falta las herramientas mencionadas, y un apoyo para el brazo derecho que se hace con una tabla a la que se fija un trozo de palo de escoba.

La preparación de la arcilla requiere más, precauciones que para hacer vasos a mano. La arcilla debe ser particularmente suave y pareja.

“GRACIAS POR COMPARTIR”

Descarga aquí el PDF:

Como hacer – El TORNO DEL ALFARERO – @copyright 2013 – Prohibida su comercialización. ´Prohibido copiarlo parcial o completamente. Prohibido la alteración parcial o completa. Solo para uso personal y de fines educativos. Para solicitar permisos respecto a este artículo contáctese con el editor de este blog.

[/viral-lock]

 

Como hacer – El TORNO DEL ALFARERO

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

3 comentarios

  • ÀNGEL ALEPUZ PLA

    Falta el pdf con medidas, etc

    • Estimado Angel. Ya se encuentra disponible el PDF del articulo “Como hacer el torno del alfarero”. Ingresa a http://www.comohacer.info, busca el articulo y en la parte final se encuentra el enlace de descarga. Recuerda que este Blog trata de incentivar la inventiva y creatividad de las personas y que nuestro material es solo ilustrativo. Es una herramienta de inicio para nuestro espiritu “inventivo”. A partir de esta informacion las cosas se pueden mejorar, actualizar o crear otras. Recuerda: “Primero imita, luego supera”

      Saludos

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *