Como hacer un LUSTRE perfecto

Como hacer un LUSTRE perfecto

Como produce el especialista ese lustre apagado de terminación impecable en los muebles? ¿Cómo da a su trabajo esa apariencia inequívoca profesional? Dirá, si se le pregunta, que comprende más de veinte operaciones un lustre perfecto, y la mayor parte de esas operaciones deben ser hechas prestando inteligente atención en los pequeños detalles, al parecer insignificantes, que uno puede pasar por alto. Las otras operaciones exigen la aplicación del material adecuado y en la forma dictada por la experiencia.

Lijado.- Al iniciar el trabajo en un objeto que no ha sido previamente preparado, se empieza por frotar primero con lana de acero fina, después con lija N. 000, figura 1. Un buen procedimiento es usar almohadilla de cámara de neumático o de otro material flexible, envolviendo alrededor el papel de lija a fin de poder lijar sin dificultad las depresiones. Se limpia el polvo con brocha, como en la figura 2, o bien a aire comprimido si se dispone de él. Se repite el lijado dos o tres veces, hasta que la superficie quede perfectamente lisa. Si la superficie es áspera se empezará con lija mediana para terminar con fina. El lijado es la base de un buen trabajo.

Teñido.- Primero se aplica una mano de cola fluida, se deja secar y se lija levemente. Las anilinas solubles al agua que son las mejores para teñir caoba, por ejemplo, son transferidas a disolventes anhidros. Estos teñidos al agua no levantan la fibra, tienen color claro y no obstruyen los poros porque se disuelven completamente. Nogal y caoba responden magníficamente a este tratamiento pero cuando se emplean otras maderas y se trata de darles una terminación de nogal o caoba, se está obligado a considerar la madera antes que el color de la terminación. Existe, por ejemplo, una madera procedente de Filipinas que impropiamente recibe el nombre de “caoba de Filipinas”. Esta madera exige mucho lijado para acondicionar la fibra, absorbe excesiva cantidad de material y no responde al lustrado: permanece “muerta”. Para imitar caoba se emplea abedul, Empleando teñido adecuado y lustrando como se debe, muebles de esta madera presentan un aspecto tal que engaña al más listo, es decir, que la imitación suele ser perfecta. Igualmente, cerezo bien elegido sirve muy bien para imitar nogal.

Para teñir, se dispersa la tintura en la superficie bien mojada previamente, a menos que las instrucciones adjuntas a la tintura indiquen otra cosa. Se puede también aplicar a esponja o brocha gorda, utilizando tintura poco cargada. Entonces se deja secar y, después de observar el resultado, si es necesario, se aplica otra mano. La madera, tal como caoba, se obscurece con el tiempo. Puede ser, por ejemplo, color salmón en la época de abatido el árbol y se vuelve color cereza con el transcurso del tiempo. El trabajo, por lo tanto, es dar inmediatamente ese color cereza.

Primera mano obturadora.- Se deja secar el teñido durante cuatro horas o más. La mano obturadora, figura 4, consiste en 4 partes de alcohol por 1 parte de laca blanca en escama, o bien 1 parte de barniz de laca en 2 partes de reductor de laca (nafta). La mano obturadora forma un fondo brillante y transparente.

Pasteado.- Después de dejar secar la mano obturadora unas cuatro horas, se lija bien y limpia. Un secreto es pastear, prescindiendo de la clase de madera. Los especialistas lo hacen. Se empleará para el caso material inerte y un poco más oscuro que el teñido, figura 5. Si se quiere se puede añadir color. Para color caoba se emplea marrón o tierra de sombra; para caoba colorada se emplea tierra de siena y tintura marrón; como reductor se emplea nafta y se aplica a brocha, al hilo. Empleando arpillera, se frota en movimiento circular a través del hilo. En partes torneadas se procede como muestra la figura 7. Se frota hasta limpiar .completamente y se deja secar toda una noche, de preferencia en una habitación abrigada. El que quiere acelerar mucho el trabajo, generalmente obtiene resultado negativo.

Segunda mano obturadora.- Se aplica como la primera vez, pero ahora la mano será algo más espesa, y con menos reductor. Después de dejar secar por lo menos una hora, se lija con lija fina y limpia bien el polvo.

Mano Final.- Los profesionales prefieren generalmente barnices claros. Los buenos barnices, de laca, se secan pronto, resisten al agua, al calor, al alcohol, y permiten lavar con jabón y agua. Los nuevos barnices sintéticos a base de bakelita son también buenos. También la laca, con lustrado a cera, da buenos resultados. Pero por regla general lo mejor es el barniz. El procedimiento clásico es tres manos de barniz, con 48 horas de intervalo y lijado entre mano y mano. Para las dos primeras manos se emplea barniz brillante, y opaco para la tercera. Para efectos menos opacos se emplea trapo blando o fieltro empapado con aceite de frotar, figura 10, y entonces se frota levemente con polvo fino de piedra pómez. Para efecto aún más opaco se emplea polvo de piedra pómez y agua. Entonces se lava y seca con gamuza. Una vez seca la madera, se lustra con cera en pasta. Cuando ha sido absorbida la cera, se vuelve a encerar y frotar tantas veces como sea posible. La almohadilla que ilustra la figura 11 ayuda mucho en este trabajo. La belleza del lustre es resultado directo de la cantidad de frote que se dé.

Lustrado francés:

 

[viral-lock]

Este procedimiento antiguo es interesante y comprende el máximo de frote a mano. Se lija, tiñe, etc., y, omitiendo el barnizado, se aplica aceite crudo de linaza. Después de dejar secar 24 horas, se vuelve a lijar con lija fina y limpia. Se disuelve goma laca en alcohol hasta obtener mixtura muy fluida y se aplica a muñeca, en, movimiento circular, como en las figuras 8 y 9, añadiendo de vez en cuando una gota de aceite crudo de linaza. Cuando la superficie ha recibido este tratamiento, por secciones, unas cuatro veces se deja reposar durante 48 horas. Se repite el procedimiento a intervalos de 48 horas tantas veces como se quiere. Para dar la última mano, en la misma forma, se deja reposar no menos de seis días y se lustra a fondo. La belleza del lustre mejora con cada lustrada. Esto significa que mientras más se lustra, el resultado es mejor. Se trata, pues, de un trabajo de paciencia, pero el resultado vale la pena. Lo que no requiere tiempo no perdura, dice el refrán.

Nota importante: el lustre es el equivalente a decir laqueado o barnizado.

Aprendan como laquear un mueble paso a paso:

 

“GRACIAS POR COMPARTIR”

Descarga aquí el PDF:

Como hacer un lustre perfecto – @copyright 2013 – Prohibida su comercialización. ´Prohibido copiarlo parcial o completamente. Prohibido la alteración parcial o completa. Solo para uso personal y de fines educativos. Para solicitar permisos respecto a este artículo contáctese con el editor de este blog

[/viral-lock]

 

 

Como hacer un LUSTRE perfecto

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *