Como hacer – El METAL trabajado a MARTILLO (2 de 2)

Si se necesita una superficie muy lisa, propia para un pulido muy acentuado, el trabajo tendrá que ser bien alisado. Si no se dispone de herramientas especiales para esto, puede trabajarse sencillamente con un martillo a bola, grande, combinado con otro martilla de superficie plana. Pero hay que tener en cuenta que las superficies de trabajo de ambos martillos — o de la bigorneta y el martillo— deben estar pulidas como espejos, pues cualquier marca- que tuvieran se reproducirá en el trabajo, estropeándolo. Es conveniente reservar dichas herramientas especialmente para esta delicada operación, no aplicándolas jamás a otras tareas.

Para conservar el proyecto bien redondo y de contorno uniforme, puede recurrirse al trazado, antes de alisarlo, de círculos concéntricos, espaciado por medio centímetro, más o menos. La pieza se coloca a plano sobre la cabeza del martillo o la bigorneta, que tendrá aproximadamente su misma forma, aunque más reducida, y se golpea suavemente en el centro, moviendo ligeramente el martillo, hasta que por el sonido se localice un punto de la bigorneta que se considere “sólido” para trabajar. Permanézcase entonces en ese punto, descargando siempre los golpes sobre él, pero haciendo rotar la pieza lentamente para dejar sobre la superficie una hilera uniforme de marcas, cada una de las cuales tocará a sus vecinas. Se continúa con la hilera que sigue hacia afuera, haciendo siempre que las marcas se toquen entre sí. Los golpes deben descargarse siempre uniformemente, con igual fuerza, y mientras no se tenga práctica es conveniente ir lentamente para que los resultados sean seguros. Despacio, pero seguro. Hay que evitar que el martillo caiga oblicuamente con respecto a la superficie del trabajo, pues los bordes del mismo resultarían afectados, produciéndose indentaciones y muescas que luego serán difíciles sacar.

Fig.- Como hacer – El METAL trabajado a MARTILLO (2 de 2)

metal trabajado a martillo 4

metal trabajado a martillo 4

El alisado obtenido por este método presenta una superficie ligeramente facetada, característica de los trabajos a martillo, cada una de cuyas facetitas reflejará la luz independientemente. En ciertos tipos de trabajo esté terminado queda muy bien; pero si se quiere una superficie más uniforme, hay que atender también otros detalles. El alisado se dará con golpes verdaderamente ligeros, usando un martillo de cara perfectamente aplanada, y de modo que las facetas resultantes sean muchas, muy pequeñas y estén muy ligadas entre sí.

Cualquier ralladura o marca puede sacarse con esmeril fino, pero cuando se adquiera práctica no será necesario recurrir a tal expediente. En cualquier caso el repasado final se hará mejor con una muñeca de gamuza, y con tierra Trípoli en polvo o con rojo para joyero.

Suponemos que será conveniente dar algunas indicaciones sobre la cuestión herramientas para pequeños trabajos de calderería. La compra de las mismas debe ser, actualmente, reducida a su mínimo, por lo que siempre que sea posible os preferible improvisarlas. En cualquier taller se considerará una adquisición valiosa un juego de bigornetas chicas, como las ilustradas en la fig. 7. Sus cabezas pueden tornearse fácilmente con restos de hierro, mientras que los mangos o soportes se hacen con secciones de caño de hierro de 15 cm. de largo. Para las cabezas, 4 cm. es un buen diámetro. Si se tienen cabezas de martillos viejos, vendrán muy bien para este oficio, y lo mismo puede decirse de perillas, manijas, etc.

Fig.- Como hacer – El METAL trabajado a MARTILLO (2 de 2)

metal trabajado a martillo 5

metal trabajado a martillo 5

Ya hemos hablado de los martillos convenientes para el alisado final. Agreguemos que cuando se trate de metales muy duros, un martillo a bolita puede dar resultados más rápidamente que una maceta, cuando se trabaja sobre el bloque hueco para moldear. Este último se hace fácilmente con una sección de tronco de árbol, con depresiones de forma conveniente, trabajadas a gubia y a martillo. Para que apruebe en correcta posición es indispensable que los cortes transversales se hagan en perfecta escuadra.

Fig.- Como hacer – El METAL trabajado a MARTILLO (2 de 2)

metal trabajado a martillo 6

metal trabajado a martillo 6

Como hacer – El METAL trabajado a MARTILLO (2 de 2)

¿Te gustan los artículos? ¡Descarga ahora 270 proyectos en formato PDF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *